Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Suscríbase y reciba las historias y los hechos que son noticia en Colombia y el mundo
Activar
No activar

Publicidad

Oposición ha dado 4 ruedas de prensa en 3 horas para denunciar irregularidades

Los venezolanos aguardaban este domingo con nerviosismo los resultados de las presidenciales para elegir entre el chavista Nicolás Maduro y el opositor...

tmp_1599671455372.jpg

Henrique Capriles, con ambos bandos mostrándose optimistas por igual y la oposición alertando contra un eventual fraude.

 

La mayoría de colegios electorales había cerrado sus puertas a las 21h00 (1H30 GMT) y se espera que el Centro Nacional Electoral (CNE) anuncie  los resultados cuando sean irreversibles y consagren al sucesor de Hugo Chávez, 40 días después de su muerte de cáncer.

 

Maduro aguardaba junto a su esposa Cilia Flores, que asegura será la "primera combatiente" de ganar las elecciones,  en el 'Cuartel de la Montaña', el museo donde reposan los restos de Chávez.

 

Publicidad

Estas atípicas elecciones están marcadas por el luto de los chavistas y el culto al mandatario, convertido en una figura casi religiosa.

 

Capriles pidió a sus seguidores una "avalancha" de votos, al votar también en Caracas.

 

Solicitó además a los opositores denunciar cualquier "atropello" que se detecte y aseguró que "los abusos" serán derrotados con votos, en alusión a las supuestas irregularidades cometidas por los oficialistas, como actos de proselitismo.

 

Publicidad

En el colegio electoral donde solía votar Chávez, en el barrio popular 23 de enero, su ausencia se sintió.

 

Tras el inicio del cierre de los colegios, el equipo de campaña de Maduro denunció que su cuenta en Twitter fue hackeada, así como la del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

 

Maduro, de 50 años, ha buscado el voto respaldado en dos poderosas armas: el hecho de que Chávez pidió antes de morir el voto para su heredero político y disponer de una fuerte capacidad de movilización electoral.

 

Publicidad

Maduro, un exconductor de bus y colaborador fiel de Chávez desde los inicios de su revolución bolivariana, promete continuar el legado de su mentor en pro de los más desfavorecidos y mantener sus populares programas sociales costeados con los ingresos del petroleo -Venezuela tiene las mayores reservas mundiales-, pese a los síntomas de agotamiento de ese sistema subrayados por analistas.

 

Frente al delfín del hombre fuerte que gobernó Venezuela desde 1999, todavía omnipresente en el discurso oficialista y en afiches en la calle, Capriles hace su segunda apuesta presidencial en seis meses.

 

El gobernador de Miranda (norte), de 40 años ha sorprendido a los observadores logrando movilizar en masa a sus seguidores, en una breve campaña de diez días.

 

Publicidad

Capriles aceptó lanzarse a la carrera pese a estar en clara desventaja en los sondeos y ese gesto de "valentía política", además de un discurso más duro y directo buscando desligar a Maduro de Chávez, "le ha funcionado bien", según Avalos.

 

La publicación de encuestas está prohibida esta semana en Venezuela, pero las últimas conocidas constataron una reducción considerable de la brecha entre Capriles y Maduro, que llegó a aventajarle de 20 puntos tras la muerte de Chávez. 

 

El próximo presidente, que gobernará hasta 2019, afrontará el reto de enderezar una economía totalmente dependiente de la renta petrolera y golpeada por el déficit público, la inflación o la escasez, entre otras cosas. Acabar con la inseguridad, que se tradujo en 16.000 homicidios en 2012, la mayor tasa de Sudamérica, también será una de las prioridades. 

 

Publicidad

Con Afp

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias

Vea también:

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO