Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Suscríbase y reciba las historias y los hechos que son noticia en Colombia y el mundo
Activar
No activar

Publicidad

Aspiro a que en la nueva generación sean todos feministas: Ingrid Betancourt

La excandidata presidencial, secuestrada por las Farc durante seis años, compartió sus experiencias en la Feria del Libro de Bogotá esta semana.

17158_franz
franz

Respira profundo. Mira al piso al evocar otra época, otra vida. Han pasado diez años y para ella esta fue una historia con final feliz en la que su personaje principal sobrevivió una visible transformación desde el comienzo hasta el final, dibujando un arco dramático entre el aire y las cadenas que la ataron por seis años a una prisión más grande que las jaulas que construyó la guerrilla para retener a sus secuestrados: la selva.

Ingrid Betancourt, para muchos una mujer molesta y para otros un ejemplo de vida, es una figura que difícilmente deja indiferente a quien la escuche, tal vez por las condiciones en que las Farc perpetraron su plagio, sus opiniones políticas, su posición feminista o su respaldo, “con algunos reparos”, al acuerdo de paz entre el Gobierno y sus victimarios, las Farc, temas que discutió el pasado martes con la escritora Carolina Sanín como parte de la programación de la Feria Internacional de Libro de Bogotá.

En la charla, la excongresista y exaspirante a la Presidencia en 2002 evocó su secuestro, el dolor, el miedo y la incertidumbre de saberse víctima de una guerra que hasta entonces había visto por televisión, pero entre los recuerdos de la lluvia eterna en el Amazonas y las lágrimas que dejó en ella, quiso jugar a ver el futuro y percibió en él a las mujeres como parte “fundamental” del posconflicto y luchando por abrir un espacio a la igualdad de género empuñando por arma un discurso feminista y, ante todo, pacífico.

“Las mujeres hemos logrado abrirnos unos espacios, pero todavía no se da en la realidad; si bien uno podría decir que la igualdad de género es una cosa que todo el mundo acepta, es algo sobre lo cual hay que trabajar desde los comportamientos de cada uno de nosotros”, dijo Betancourt en entrevista con este medio, al resaltar que “lo que está pasando en el mundo con #MeToo es revelador” de la condición humana y su evolución.

Sin embargo, para ella Colombia no ha cambiado mucho en la última década. Dice que en el país “se da, más que en cualquier otro lado, que la mujer en el ámbito laboral sea sometida a un ámbito sexual para tener un aumento de sueldo, una carrera profesional. Ahí no hay igualdad”.

Por eso, la exsenadora espera que cuando crezcan los niños de hoy, que no vivieron en carne propia el conflicto armado en Colombia, sean todos una “generación feminista, hombres y mujeres feministas. No mujeres feministoides porque no se trata de una confrontación ni una guerra, sino de entender que la igualdad de género es importante para todos, para volvernos más humanos. Creo que cuando logremos eso vamos a ser mejores”.

Publicidad

Entre su discurso actual parece colarse su antigua actividad política que, asegura, no volvería a ejercer. Dice Ingrid Betancourt que “en Colombia por muchos años vivimos secuestrados mentalmente”, que no se podía dar una opinión porque se era comunista o se apoyaba a los paramilitares, por eso entiende el acuerdo de paz como una oportunidad para cambiar “tal vez no el futuro, pero sí el presente”.

 

 

Le puede interesar: "En libertad alias ‘Gafas’ de las Farc, responsable del secuestro de Íngrid Betancour

 

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias

Vea también:

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política.
ENTENDIDO