Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Evangelio de hoy: 11 de febrero de 2024

Conozca el evangelio y la palabra de Dios de este domingo, 11 de febrero

45167_Jesucristo/Religión Foto: EFE
Jesucristo/Religión Foto: EFE

Evangelio del día


Lectura del santo evangelio según san Marcos (1,40-45):
En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes limpiarme.»
Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero: queda limpio.»
La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio.
Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.»
Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo, se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes.
Palabra del Señor

Lectura del día


Lectura del libro del Levítico (13,1-2.44-46):
El Señor dijo a Moisés y a Aarón: «Cuando alguno tenga una inflamación, una erupción o una mancha en la piel, y se le produzca la lepra, será llevado ante Aarón, el sacerdote, o cualquiera de sus hijos sacerdotes. Se trata de un hombre con lepra: es impuro. El sacerdote lo declarará impuro de lepra en la cabeza. El que haya sido declarado enfermo de lepra andará harapiento y despeinado, con la barba tapada y gritando: "¡Impuro, impuro!" Mientras le dure la afección, seguirá impuro; vivirá solo y tendrá su morada fuera del campamento.»

Reflexión


El evangelio según san Marcos (1,40-45) presenta un encuentro poderoso entre Jesús y un leproso que nos invita a reflexionar sobre la compasión, la sanación y la obediencia a la voluntad de Dios.

En este relato, vemos a un leproso acercarse a Jesús con humildad y fe, reconociendo su condición de necesidad y suplicando por sanación. Su súplica, "Si quieres, puedes limpiarme", revela una profunda confianza en el poder y la compasión de Jesús. La respuesta de Jesús es reveladora: "Quiero. Queda limpio". En estas simples palabras, vemos el amor y la compasión de Jesús hacia aquel que sufre, y la prontitud de su acción sanadora.

Publicidad

Sin embargo, lo que sigue después es igualmente importante. Después de sanar al leproso, Jesús le ordena que no divulgue lo sucedido, sino que vaya a presentarse al sacerdote y haga lo que la ley de Moisés prescribe para su purificación. Esto muestra el respeto de Jesús por las normas y las autoridades establecidas, así como su deseo de que se cumpla la voluntad de Dios en todas las cosas.

Pero el leproso, lleno de gratitud y emoción por su sanación, desobedece la instrucción de Jesús y comienza a divulgar el milagro por todas partes. Aunque su intención puede ser buena, su desobediencia tiene consecuencias: Jesús ya no puede entrar abiertamente en ningún pueblo, sino que debe quedarse en lugares desiertos. Aun así, la gente sigue acudiendo a él desde todas partes.

Publicidad

Esta narrativa nos enseña varias lecciones importantes. En primer lugar, nos muestra la compasión y el poder de Jesús para sanar a aquellos que sufren. Nos invita a acercarnos a él con humildad y fe, confiando en su capacidad para transformar nuestras vidas.

Además, nos recuerda la importancia de obedecer la voluntad de Dios y respetar las normas y autoridades establecidas. Aunque puede ser tentador buscar la gloria personal o la gratificación inmediata, debemos recordar que la verdadera libertad y plenitud se encuentran en seguir los mandamientos de Dios y buscar su voluntad en todo momento.

En resumen, este pasaje del Evangelio nos desafía a confiar en la compasión y el poder de Jesús, a obedecer la voluntad de Dios y a buscar su gloria por encima de la nuestra. Que podamos aprender de la fe y la obediencia del leproso, y seguir su ejemplo en nuestras propias vidas.

  • Publicidad