Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Emiro Arias renuncia al Polo Democrático en Santander

Manifestó que seguirá con su aspiración a la gobernación a través de una unión entre los partidos ASI y MAIS que avalan su candidatura.

326647_BLU Radio, Emiro Arias / foto: BLU Radio.
BLU Radio, Emiro Arias / foto: BLU Radio.

Luego de haber fundado hace 16 años el partido Polo Democrático en Santander, Emiro Arias renunció a esta colectividad.

 

“Se rompió la confianza, el Polo le dio el aval a Leónidas Gómez para aspirar a la Gobernación de Santander, no aceptaron mi propuesta de ir a una consulta interpartidista (…), por eso me retiro del partido que ayude a construir. Leónidas traicionó a los lectores y le dieron de premio el aval. Me voy con nostalgia”, aseguró Emiro Arias Bueno.

 

Manifestó que seguirá con su aspiración a la gobernación a través de una unión entre los partidos ASI y MAIS que avalan su candidatura.

 

Publicidad

Leónidas Gómez ha recibido críticas por haber anunciado que sectores liberales y el exministro del Interior, Juan Fernando Cristo, apoyan su aspiración a la Gobernación de Santander.

 

 

Esta es la carta de renuncia:

 

Publicidad

Bucaramanga Febrero 2 de 2019

Señores:

 

POLO DEMOCRATICO ALTERNATIVO.

 

Con la mano en el corazón, les quiero confesar que hasta último momento puse en duda aquello que me fue advertido en no pocas ocasiones, por amigos, periodistas, políticos de otros partidos y también del nuestro, quienes solidariamente se acercaron para ponerme sobre aviso acerca de algo que según ellos se estaba fraguando en reuniones furtivas y a puerta cerrada. Se referían a la decisión que según ellos iba a tomar este comité para desconocer de un tajo el derecho de los electores y el de nuestros liderazgos internos a decidir en una consulta abierta y transparente, nada más y nada menos que el nombre de quien se postulará en representación de nuestro partido a las elecciones para la gobernación de Santander; e imponer a la fuerza el nombre de Leonidas Gómez como candidato único y oficial.

Publicidad

 

Me siento traicionado no una, sino dos veces por quienes creía mis amigos y compañeros de batalla. La primera traición la recibí de usted Leonidas, a quien acompañé con decisión, entusiasmo y constancia en las campañas que emprendió a la gobernación de Santander inicialmente, y luego al senado de la república. Tal y como le consta a propios y extraños,  me puse a la cabeza de sus equipos para coordinar y asumir la dirección general de su candidatura al senado de la República con profesionalismo y pasión 24 horas al día, siete días a la semana. Comprometido hasta la medula con usted y con toda esa gente maravillosa que se fue uniendo desde el comienzo a nuestra propuesta cívica de lucha sin cuartel contra la corrupción. Y cumplí con mi tarea Leonidas. Fui leal y proactivo, aún y cuando en su momento le manifesté mis dudas sobre la conveniencia de su aspiración al senado de la republica por cuanto creía que era mejor esperar a las siguientes elecciones locales para consolidar lo que ya habíamos iniciado con tanto éxito. Pero usted nos convenció. Nos dijo que en el senado podría liderar grandes proyectos para mejorar la calidad de vida de los santandereanos y además nos expresó que desde allí, e investido con el poder que emana de un senador de la República, podríamos defender con mayor eficacia a Santander, entre otras cosas, de los megaproyectos mineros que pretenden explotar el páramo de Santurbán.

 

Le creímos e  iniciamos una nueva batalla electoral que finalmente y con la decidida ayuda de los santandereanos le permitió ganar un escaño en el senado

 

de la república, con una votación histórica. Fue entonces cuando me animó a postular mi nombre como precandidato a la gobernación de Santander y yo acepté orgulloso. Con usted en el senado de la república, lo lógico era buscar más espacios de participación ciudadana, que nos permitieran cerrarle los propios a la corrupción. Así que con ese objetivo en mente me puse a trabajar con la dedicación y la disciplina que usted bien conoce: Fui a medios de comunicación, ofrecí declaraciones, caminé los barrios y veredas, diseñé una estrategia y planifiqué cada paso a seguir para cumplirla. Nunca perdí el entusiasmo ni la concentración, ni aun cuando las malas lenguas comenzaron a especular con su posible renuncia al senado para aspirar a la gobernación de Santander, cosa que usted siempre  negó. De hecho, insistió en mi postulación, tanto así que en varios eventos  públicos, se dirigió a los ciudadanos para anunciarles oficialmente que Emiro Arias era su candidato a la gobernación.

Publicidad

 

Cuál no sería mi sorpresa, cuando a los pocos días recibí una llamada suya para confirmarme lo que ya prácticamente estaba siendo una noticia oficial que comenzaba a difundirse por las redes sociales y medios de comunicación. Leonidas Gómez había renunciado al senado para postularse a la gobernación de Santander, y yo había sido el último en enterarme.

 

Le confieso algo: Tengo un vago recuerdo de nuestra conversación en ese momento. Estaba aturdido y adolorido. Lo cierto es que a los pocos días nos reunimos junto a algunos amigos en común para discutir el asunto y usted aceptó nuestra propuesta de realizar una consulta interna para decidir el candidato oficial del partido. Así se lo confirmó usted mismo a importantes medios de comunicación de la ciudad.

 

Es ahí cuando se gesta una nueva traición. Esta vez la del que hasta hoy ha sido mi partido. El mismo que a espaldas del electorado ha conspirado para tomar una decisión que traiciona los postulados que nos definen política y socialmente como colectividad. Duele que un partido como el POLO tan acostumbrado al debate de las ideas y a la confrontación abierta y participativa entre sus miembros, al ejercicio democrático para la selección de sus cargos y representantes, hoy este en la línea decimonónica del gamonalismo y se esté dejando seducir por las tiranías, por alianzas non sanctas con figuras reconocidas del continuismo y la mermelada.  Los recursos  que pronostican una posible victoria –cada vez más difusa-, y en aras de ello, decida dejar atrás sus postulados y costumbres para abrazar una propuesta que no nace en el seno de nuestra colectividad, arrasando de paso los derechos de alguien que como este servidor espera y merece un trato mucho más digno del que hoy he sido objeto.

Publicidad

 

Es por eso que debo comunicarles con el dolor de quien se va porque debe hacerlo más no porque quiere, que mi decisión de abandonar las filas del partido Polo Democrático Alternativo, se hace efectiva a partir de este momento.

 

No puedo transigir ni hacer acuerdos, con quien no respeta las reglas del juego, ni es consecuente con los compromisos adquiridos. Estamos ante un momento muy especial de la historia del país y de nuestro departamento. Las gentes ansían derrotar a las viejas y corruptas maquinarias. Mal haría yo quedándome a respaldar una campaña que ya comienza a hacer acuerdos por encima y por debajo de la mesa con los políticos de siempre y que cada vez más nos va enseñando sus verdaderas intenciones que mucho me temo, -más pronto que tarde- terminaran por desilusionar a muchos de quienes hoy están en este recinto.

 

Me queda el sinsabor de este momento, pero también la alegría de saberlos mis amigos allende las fronteras ideológicas. Ustedes me conocen, toda la vida he sido un luchador, y pueden tener la absoluta seguridad de que no me voy a quedar con los brazos cruzados en mi propósito por lograr el apoyo de los santandereanos, hacia una propuesta que –como debe ser- estamos construyendo desde los barrios, hogares, lugares de trabajo, aulas y calles de los diferentes municipios de nuestro departamento.  Es al pueblo a quien nos debemos y no cesaremos en nuestro empeño ni ahora ni nunca.

Publicidad

 

Compañeros: esta será la última vez que me dirijo ante ustedes como parte de esta colectividad. Quiero decirles que no guardo rencor contra la decisión de cerrar de un trancazo la posibilidad de un debate serio, transparente y de cara a la comunidad para elegir al candidato que representaría al partido. Los entiendo, pero no comparto la forma en que hoy han traicionado sus propios ideales. El tiempo sanara las heridas y entonces todo encontrara su lugar, mientras tanto me despido de ustedes con un adiós que espero se convierta en un hasta pronto. Gracias

 

EMIRO ARIAS BUENO.

 

 

Publicidad

 

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias
Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO