Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Oración a la sangre de Cristo para todos los días

La oración a la Sangre de Cristo representa no solo una tradición, sino un testimonio vivo de la fe y la confianza en el poder de lo divino. En un mundo en constante cambio, ofrece un momento de paz y reflexión; nos recuerda la presencia continua y el amor de Dios en nuestras vidas.

cristo-crucifijo-fe-bing.jpg
Crucifijo, imagen de referencia
Foto: Bing Image Creator

En un mundo que enfrenta constantes desafíos tanto espirituales como materiales, la oración a la sangre de Cristo se ha erigido como un baluarte de fe y esperanza para los creyentes. Esta práctica devocional, arraigada en la tradición cristiana y respaldada por enseñanzas del Vaticano, ofrece un momento de reflexión y conexión con lo divino en la rutina diaria.

Oración a la sangre de Cristo

Señor Jesús, en tu Nombre, y con el poder de tu Sangre Preciosa, sellamos toda persona,
hecho o acontecimiento a través de los cuales el enemigo nos quiera hacer daño.
Con el Poder de la Sangre de Jesús sellamos toda potestad destructora en el aire, en la tierra, en el agua,
en el fuego, debajo de la tierra, en las fuerzas satánicas de la naturaleza,
en los abismos del infierno, y en el mundo en el cual nos moveremos hoy.

Con el Poder de la Sangre de Jesús rompemos toda interferencia y acción del Maligno.
Te pedimos que envíes a nuestros hogares y lugares de trabajo a la Santísima Virgen María
acompañada de San Miguel, San Gabriel, San Rafael y toda su corte de Santos Ángeles.

Publicidad

Con el Poder de la Sangre de Jesús sellamos nuestra casa,
todos los que la habitan (nombrar a cada uno de ellos),
las personas que el Señor enviará a ella,
así como los alimentos y los bienes que
Él generosamente nos envía para nuestro sustento.

Con el Poder de la Sangre de Jesús sellamos tierra, puertas, ventanas, objetos, paredes y pisos,
el aire que respiramos y en Fé, colocamos un círculo de Su Sangre alrededor de toda nuestra familia.

Publicidad

Con el Poder de la Sangre de Jesús sellamos los lugares en donde vamos a estar en este día y las personas,
empresas o instituciones con quienes vamos a tratar.
Con el Poder de la Sangre de Jesús sellamos nuestro trabajo material y espiritual,
los negocios de nuestra familia, y los vehículos, las carreteras,
los aires, las vías y cualquier medio de transporte que habremos de utilizar.

Con tu Sangre Preciosa sellamos los actos, las mentes y los corazones de nuestra patria a fin de que tu
Paz y tu Corazón al fin reinen en ella.
Te agradecemos Señor por Tu Sangre y por Tu Vida,
ya que gracias a Ellas hemos sido salvados y somos preservados de todo lo malo.

El Poder de la Sangre de Cristo: Refugio y Protección

La Sangre de Cristo es considerada por muchos como un símbolo de salvación y protección. Esta devoción se basa en la creencia de que la sangre derramada por Jesucristo en la cruz es fuente de salvación para la humanidad. Al invocarla diariamente, los creyentes buscan la protección divina y la guía en cada aspecto de sus vidas, una enseñanza que ha sido destacada en numerosas catequesis y documentos del Vaticano.

Un Compromiso Diario con la Fe

La oración diaria a la Sangre de Cristo constituye un compromiso con un estilo de vida centrado en la fe. Esta oración es una forma de recordar y renovar diariamente la fe cristiana, alineándose con la doctrina de la Iglesia que promueve la oración constante y la meditación como medios para fortalecer la vida espiritual.

Publicidad

Letanías de la Preciosa Sangre

Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo óyenos.
Cristo escúchanos.
Dios Padre celestial, ten misericordia de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten misericordia de nosotros.
Dios Espiritu Santo, ten misericordia de nosotros.
Santa Trinidad, un solo Dios, ten misericordia de nosotros.
Sangre de Cristo, hijo único del Padre Eterno, sálvanos
Sanfre de Cristo, Verno encarnado,
Sangre de Cristo, Nuevo y Antiguo Testamento,
Sangre de Cristo, derramada sobre la tierra durante su agonía,
Sangre de Cristo, vertida en la flagelación.
Sangre de Cristo, que emanó de la corona de espinas,
Sangre de Cristo, derramada sobre la Cruz,
Sangre de Cristo, precio de nuestra salvación,
Sangre de Cristo, sin la cual no puede haber remisión,
Sangre de Cristo, alimento eucarístico y purificación de las almas,
Sangre de Cristo, manantial de misericordia,
Sangre de Cristo, victoria sobre los demonios,
Sangre de Cristo, fuerza de los mártires,
Sangre de Cristo, virtud de los confesores,
Sangre de Cristo, fuente de virginidad,
Sangre de Cristo sostén de los que están en peligro.
Sangre de Cristo, alivio de los que sufren,
Sangre de Cristo, consolación en las penas,
Sangre de Cristo, espíritu de los penitentes,
Sangre de Cristo, auxilio de los moribundos,
Sangre de Cristo, paz y dulzura de los corazones,
Sangre de Cristo, prenda de la vida eterna,
Sangre de Cristo que libera a las almas del Purgatorio,
Sangre de Cristo, digna de todo honor y de toda gloria,

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, perdónanos Señor.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, escúchanos Señor.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros.

Publicidad

V.- Nos rescataste, Señor, por tu Sangre.
R.- E hiciste nuestro el reino de los cielos.

Oremos: Dios Eterno y Todopoderoso que constituíste a tu hijo único Redentor del mundo, y que quisiste ser apaciguado por su sangre, haz que venerando el precio de nuestra salvación y estando protegidos por él sobre la tierra contra los males de esta vida, recojamos la recompensa eterna en el Cielo.
Por Jescucristo Nuestro Señor. Amén

A cada invocación, se responde “Sálvanos”

  • Publicidad