Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Tuve que beber mi propia orina: relato de minero colombiano rescatado en República Dominicana

Carlos Yepes estuvo atrapado 10 días junto a uno de sus compañeros; contó cómo logró sobrevivir.

Carlos Yepes en la mina de República Dominicana.jpg
Carlos Yepes en la mina de República Dominicana
Foto: Twitter

“Pensé, me voy a morir”, contó el minero colombiano Carlos Andrés Yepes, quien duró 10 días atrapado bajo tierra en una mina de República Dominicana y, hoy, puede decir que logró sobrevivir a pesar de “la precaria situación” que afrontó junto a uno de sus compañeros, quien también quedó bajo el derrumbe.

“Al principio, por el derrumbe, quedé bloqueado, uno no sabe cómo lo va a lograr, en todo momento uno piensa, me voy a morir, qué voy a hacer, pero con la poca experiencia y métodos de supervivencia empecé a buscar formas de comunicarme para que los de afuera supieran que yo estaba vivo”, relató en diálogo con Mañanas Blu.

Yepes explicó que, gracias a uno de los tubos que tenía cerca y que daba con la superficie de la mina, pudo ingeniarse una forma de pedir auxilio: “Quité un tubo y empecé a gritar ‘muchachos, estoy vivo’”.

“A través de tuberías (de bobeo, agua y aire), pero el derrumbe daño la del agua y bombeo, gracias a Dios me entraba aire por la otra; sentí que quitaron el aire y con una llave personal que tenía empecé a golpear la tubería. Pasan unas dos horas más y me quitan el aire otra vez, asumo que se estaban intentando comunicarse conmigo”, añadió.

Publicidad

Bebió de su propia orina

El minero Yepes detalló las medidas extremas a las que tuvo que recurrir para no morir por deshidratación y hambre. Una de estas, beber de su propia orina, lo cual hizo antes de que pudieran encontrar la forma de enviar agua y barras de comida para él y su compañero.

Publicidad

“A nosotros, de dotación, nos dan dos galones de agua. Nos tomamos todo el agua y empecé a consumir mi propia orina, mi compañero no fue capaz. Ya el lunes metieron un tubo y tuvimos más comunicación, nos mandaron agua, barras energéticas y ahí empecé a pensar, ‘de aquí no salgo muerto’; por más precaria que fuera la situación, pensamos en sobrevivir”, aseguró.

  • Publicidad