Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Suscríbase y reciba las historias y los hechos que son noticia en Colombia y el mundo
Activar
No activar

Publicidad

"27", editorial de Ana Cristina Restrepo

En el editorial de este jueves en Vive Medellín, Ana Cristina Restrepo habló sobre la importancia del abecedario.

tmp_1599671455372.jpg

Este es el editorial de Ana Cristina:

 

Las veintisiete letras que uso para hablar en este instante, son las mismas con las cuales Miguel de Cervantes Saavedra escribió El ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha. Con esas veintisiete letras el médico le receta un jarabe a mi hijo. Con las mismas veintisiete letras fueron redactadas la Constitución de Colombia y el Código Penal; con ellas, el sacerdote sermonea, la profesora enseña, echamos chistes con los amigos. Veintisiete letras son suficientes para hablar con el Universo, con Dios, con Zeus o con Marte.

 

A veces, nos hacen faltan letras para expresar un sentimiento.

 

Publicidad

Veintisiete es la cantidad de letras que nos ha permitido inventar infinidad de mundos, paralelos a los mundos propios de nuestra imaginación y nuestra realidad.

 

Con veintisiete símbolos enfrentamos la vida. Las formas caprichosas del alfabeto son tatuajes en nuestra memoria: la letra con forma de serpiente, la que se traza como un círculo, la que parece un par de montañas.

 

El abecedario, marca indeleble. Si cerramos los ojos, si nos tapamos los oídos, si nos escondemos debajo de las cobijas, las letras seguirán ahí, dentro de nosotros: recordando recuerdos, pensando pensamientos, cantando canciones… convirtiéndonos en lo que somos: palabras.

 

Publicidad

Aun el iletrado se vale de letras que no sabe cómo trazar, pero cuyos sonidos domina y combina.

 

Somos letras y ellas están ahí, sin importar lo poco que las pensemos. Calmar la sed con cuatro letras A-G-U-A. Resumir los madrugones de toda una vida en cuatro letras: C-A-S-A. Renunciar al egoísmo con otras cuatro: A-M-O-R.

 

Tres letras bastan para expresar una de las más grandes alegrías: GOL.

 

Publicidad

¿Cuándo fue la última vez que se sorprendió con la belleza de la sonoridad de una palabra? “Aljibe”, “sonámbulo”, “epifanía”. ¿Cada cuánto piensa con detenimiento en las palabras que va a pronunciar? “Cállate”, “A mí que me importa”, “No te vayas”.

 

Según el libro “El etnólogo: lenguas del mundo”, en el planeta se hablan alrededor de 7.000 idiomas.

 

La lengua que habla más gente es el mandarín: 1.051 millones de personas se expresan en ese idioma.

 

Publicidad

En segundo lugar está nuestro adorado español: lo hablamos 358 millones de seres humanos.

 

El escritor Mario Vargas Llosa ha dicho que leer es lo más importante que le ha pasado en su vida. No es difícil deducir sus razones: la letra escrita es la puerta de entrada a infinitos mundos que, como los propios, se construyen con letras, con palabras.

 

Somos letras en el papel, en la pantalla del computador, en las redes, en los mensajes de whatsApp, en la libreta de apuntes, en los labios, en la mente.

 

Publicidad

La letra con amor entra.

 

Celebrar el Idioma nos reconcilia con las palabras y nos reitera una certeza: algún día, ojalá lejano, todos seremos letra muerta.

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias

Vea también:

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO