Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

¿Votar SI a cambio de obras? ¿Así es la cosa?: editorial de Ley del Montes

Editorial de Óscar Montes en Vive Barranquilla, a propósito de frase dicha por el presidente santos en visita a Barranquilla.

214946_Foto: bluradio.com
Foto: bluradio.com

En su reciente visita a Barranquilla -el pasado viernes- el presidente de la República, Juan Manuel Santos, pidió respaldar masivamente el SI en el Plebiscito de la Paz, porque de esta manera habrá más inversión para la ciudad, a la que comparó con una novia a la que le pide votos a cambio de obras. (Lea también Santos promete a Barranquilla más presupuesto e inversiones si apoyan plebiscito )
El pronunciamiento presidencial -en plena campaña tanto por el SI como por el NO- generó gran controversia no sólo en Barranquilla, sino en todo el país, pues hay quienes consideran que Santos con sus declaraciones no contribuye a elevar el nivel del debate, en el que se requiere una buena dosis de prudencia y plenas garantías para todos los colombianos, incluyendo a quienes promueven de forma legítima el NO en la votación del próximo 2 de Octubre.
El Presidente Santos –por su investidura y por encarnar la unidad nacional- está llamado a dar ejemplo de prudencia y de cordura, no solo en el uso del lenguaje, sino en su comportamiento como mandatario de todos los colombianos, incluyendo a quienes se oponen al SI.
En su intervención en Barranquilla, Santos se dejó llevar por la emoción del momento y tuvo una salida en falso. El Presidente de la República –definido por él mismo como “el hombre que maneja la chequera”- no puede condicionar la realización de obras a cambio del respaldo al SI en el Plebiscito de la Paz que se avecina.
Ese tipo de declaraciones no sólo no contribuyen a aclimatar la reconciliación entre los colombianos, sino que se prestan para reafirmar la estigmatización que se tiene en el país –especialmente en Bogotá- sobre el comportamiento electoral de los hombres y mujeres de la Región Caribe.
En efecto, desde hace ya mucho tiempo se nos señala de forma generalizada y caricaturizada a quienes votamos en esta zona del país de “vender nuestro voto”, mediante prácticas perversas y antidemocráticas, como el clientelismo y la politiquería.
¿El hecho de que algunos electores incurran en esas prácticas nefandas nos hace responsables a todos los costeños, hasta el punto de ser objeto de constantes burlas y señalamientos? ¿La corrupción política es sólo un pecado de quienes tenemos el placer de vivir a orillas del Mar Caribe? ¿Acaso en Bogotá no hay prácticas clientelistas?
Sobre las declaraciones del Presidente habría que preguntarse: ¿Qué diferencia hay entre “ustedes me dan su voto y yo les hago obras”, con la de “ustedes me dan su voto y yo les regalo láminas de zinc y bultos de cemento”? ¿Es  mejor la oferta de Santos que la de los politiqueros en épocas de elecciones?
El debate está abierto y es bueno que así sea. El Presidente tendrá que entender que la promoción del SI exige más pedagogía y menos arengas. Igual quienes defienden el NO deberán entender que las descalificaciones y ofensas tampoco contribuyen a la sana controversia que se requiere en este momento trascendental de nuestra historia. De ellos depende si hacemos un debate con altura o nos enfrascamos en una pelea de verduleras, con el perdón de las verduleras.
 

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias
Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO