Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Militar chileno investigado por ‘caravana de muerte’, observador en dejación armas

El excomandante en jefe del Ejército chileno Juan Emilio Cheyre, involucrado en la llamada "caravana de la muerte", participará como observador del proceso de paz entre el Gobierno colombiano y las Farc.

267852_Foto Emilio Cheyre: AFP
Foto Emilio Cheyre: AFP
LUIS HIDALGO/AFP

Cheyre fue procesado como cómplice y encubridor de 15 homicidios en el regimiento de La Serena, uno de los puntos del fatal recorrido de esa caravana que tuvo lugar bajo el régimen militar de Augusto Pinochet (1973-1990).
 
Sin embargo, tras pagar el pasado julio una fianza de un millón de pesos (unos 1.475 dólares) ante la Corte de Apelaciones de Santiago, el juez Mario Carroza autorizó al exjefe del Ejército de Chile a viajar a Bogotá para seguir de cerca el proceso, difunde este martes el vespertino La Segunda.
 
El programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior presentó una apelación para que Cheyre no pueda estar presente el próximo 2 de octubre en el plebiscito que apoyará o rechazará los acuerdos de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC.
 
"La autorización ofende a los familiares y a las propias víctimas, eso no se puede permitir", dijo el abogado de los familiares de las víctimas de la represión, Cristián Cruz.
 
Por su parte, la secretaria ejecutiva del programa, Catalina Lagos, indicó que la resolución del juez "nos causa agravio" al apuntar "la gravedad de los delitos y el número de víctimas".
 
La "Caravana de la muerte" fue una comitiva militar que entre octubre y noviembre de 1973 recorrió Chile en un helicóptero y cuyos integrantes sacaban a presos políticos de las cárceles, los llevaban a lugares despoblados y los asesinaban.
 
En ocasiones, trasladaban los cadáveres a cementerios, pero en otras los dinamitaban y sepultaban de forma clandestina.
 
Muchos de los asesinados habían sido condenados por consejos de guerra a bajas penas por faltas leves, como el caso del periodista Carlos Berger, que estaba sentenciado a 100 días de prisión por no haber interrumpido la transmisión de una radio que dirigía en la norteña ciudad de Calama.
 
En algunas ciudades, los militares redactaban falsas condenas a muerte dictadas por consejos de guerra inexistentes para dar un aire de legalidad a las masacres y en otras las justificaban como supuestos intentos de fuga de los presos.
 
Para algunos analistas, la "Caravana de la Muerte" tuvo un doble objetivo para Pinochet: aterrorizar a los opositores y asegurarse la lealtad de los militares de las regiones involucrándolos en sus crímenes.

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias
Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO