Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Campesinos de vereda de Tierralta dicen que se van de sus tierras por miedo al Ejército

El profesor Medrano, residente y docente en Tierralta, relató que los soldados llegaron intimidando al campesino y aterrorizaron a los niños que aún estaban en la escuela. La comunidad pudo identificar a los agresores como miembros del Ejército Nacional debido a detalles en su indumentaria y comportamiento, a pesar de que intentaron hacerse pasar por disidentes de las FARC.

Hombres armados en Tierralta, Córdoba
Hombres armados en Tierralta, Córdoba
Foto: captura video

El martes pasado, en la vereda Bocas de el Manso, en Tierralta, Córdoba, al menos cuatro soldados con los rostros cubiertos amedrentaron a los habitantes, apuntando sus fusiles contra niños, mujeres y otras personas. El Gobierno ha catalogado este suceso como de "suma gravedad".

Luis Medrano, profesor en Tierralta y residente de la vereda, fue testigo directo del incidente. En una entrevista con Néstor Morales, en Mañanas Blu, compartió sus impresiones y detalles del miedo y la violencia a la que fueron sometidos. Los soldados, en lugar de proteger a la población civil, actuaron de manera agresiva y aterradora, generando pánico en la comunidad.

"Yo estaba aquí en la comunidad y dialogaba con ellos sobre la forma en que llegaron, como venían intimidando al campesino, porque todavía teníamos los niños de la escuela acá y los niños estaban atemorizados, llorando", dijo.

En cuanto a la identificación de los agresores, Medrano destacó que varios elementos permitieron a la comunidad concluir que se trataba de miembros del Ejército Nacional: "Tenían ese cartucho que no sé cómo lo llaman, como una vaina de seguridad", señaló.

Publicidad

Además, dijo que los campesinos notaron detalles en la indumentaria y la manera de hablar de los militares que los identificaron claramente como fuerzas del Ejército, a pesar de que los agresores intentaron hacerse pasar por disidentes de las FARC.

Publicidad

El testimonio de Medrano también reveló que un niño de 14 años, Darwin Mercado Díaz, fue amenazado con disparos y se vio forzado a quedarse quieto en el río. El niño quedó traumatizado por esta experiencia, según dijo.

“El niño tiene 14 años y después que nos reunieron acá en la comunidad, el Ejército fue casa por casa y trajeron a la gente, así, por delante, con la mano en la cabeza. Él tiene un perro, el perro se llama Negro. El perro salió como ladrando al soldado y él (el niño) corrió a agarrar al perro para que de pronto no fuera a agredir al señor militar. El militar le ofreció unos tiros. Nosotros en estos momentos tenemos a ese niño con problemas psicológicos”, relató el docente.

El profesor Medrano describió la sensación de abandono por parte de las autoridades y cuestionó el propósito real de la presencia militar en la zona, ya que, según los campesinos, no estaban protegiendo a la población civil, sino que estaban causando temor y abusos.

El incidente también involucra un ataque previo a un helicóptero del Ejército, en el cual la comunidad se vio implicada. Aunque se intenta determinar lo que ocurrió exactamente en ese incidente, la situación general en El Manso es alarmante, y los habitantes están considerando abandonar sus tierras debido al miedo a las tropas del Ejército. A

Publicidad

“Sí, por miedo a las tropas del Ejército. Eso es lo que dicen las comunidades. E mi caso personal, supongamos, mi mamá vive en Tierralta, mis hijos, mi esposa. Yo pienso salir mañana de acá de la comunidad con una justificación firmada por parte de la de la Junta de Acción Comunal, de la Junta de Padres de Familia y que me firmen todos los padres de familia. O sea, estamos en una calamidad pública que es bastante grave acá en estos momentos”, puntualizó.

  • Publicidad