Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Suscríbase y reciba las historias y los hechos que son noticia en Colombia y el mundo
Activar
No activar

Publicidad

¿Llegamos al pico de la pandemia?

Epidemiólogos advierten que los contagios se han acelerado en medio de la flexibilización de las medidas de aislamiento

362479_Coronavirus en Brasil // Foto: Referencia AFP
Coronavirus en Brasil // Foto: Referencia AFP

La palabra "pico" en medio de la pandemia del coronavirus (COVID-19) ha mostrado ser inapropiada para describir el momento en el que se encuentran los países de América Latina frente a la enfermedad.

Los estudios y Gobiernos que se han atrevido a utilizarla han caído en imprecisiones, ya que no han acertado en la fecha en la que un país, ciudad o región llega a un máximo de casos para luego iniciar el tan anhelado descenso.

Convierta a BLU Radio en su fuente de noticias

Claudia Vaca, directora del Centro de Pensamiento Medicamentos, Información y Poder de la Universidad Nacional de Colombia, afirma que ha habido un tránsito de la pandemia de Asia y Europa hacia el continente americano. Detalla que, pese a los confinamientos que adoptaron algunos países, era “inevitable” llegar a un ascenso de casos.

“Se evita hablar de picos por las diferencias en los comportamientos de la enfermedad y la capacidad de rastreo del virus en cada país, peropara el momento en que nos encontramos, el foco de atención más grande es América Latina porque el tránsito y la evolución del contagio en el mundo sugiere que debemos estar mucho más atentos”, describe Vaca a la Agencia Anadolu.

Vaca explica que es evidente que estamos en una etapa de “aceleración del contagio” en América Latina, sin que eso se traduzca en que nos encontremos en un pico.

Publicidad

La experta considera que no es claro si en los países latinoamericanos las unidades de cuidados intensivos y los servicios médicos están atendiendo el máximo de enfermos graves que se tendrán por cuenta del coronavirus, o si se aumente la demanda de pacientes que requieran intervenciones.

Para Vaca ese dato es fundamental, según el ejemplo que dieron los países asiáticos y de Oceanía. Explica que cuando en naciones como China, Corea del Sur y Nueva Zelanda se tuvo la certeza de que no iba a crecer la demanda de servicios médicos, se pudo estrechar la trazabilidad sobre los casos, evitar nuevos contagios y bajar las cifras de pacientes infectados y fallecidos.

“Aún no estamos viendo esos descensos en América Latina y definitivamente parece que no hemos llegado al límite de la saturación del sistema de salud por atención al coronavirus”, menciona Vaca.

La experta explica que si bien el comportamiento del coronavirus ha mostrado ser impredecible, el aumento de pruebas y de mayores controles sobre “clusters” (focos) del contagio, como sucede desde esta semana en la localidad de Kennedy, en Bogotá, es un paso acertado para controlar la enfermedad.

Al hablar de los confinamientos ordenados en casi todos los países latinoamericanos, Vaca explica que “solos no sirven”.

“El confinamiento permite ganar tiempo para prepararse en la demanda hospitalaria”, manifiesta Vaca, para quien, sin embargo, el éxito ante la pandemia dependerá de un aumento en la detección de casos y de sitios donde se concentra el virus: los llamados “clusters”.

Publicidad

Carlos Enrique Trillos Peña, médico epidemiólogo y profesor principal de la Universidad del Rosario de Colombia, menciona que el repunte de casos en la región latinoamericana está asociado, entre otros factores, a la flexibilización de los aislamientos obligatorios, que causa que más personas estén en las calles, “entre las que se encuentran muchas que no toman las medidas preventivas necesarias, lo que genera desorden y mayor riesgo de transmisión”.

“Es difícil calcular en qué momento la enfermedad va a ceder. Eso depende de cómo la gente se empieza a comportar a medida que se flexibilizan las medidas de confinamiento y los ajustes que se hagan por parte de las autoridades”, enfatiza el médico epidemiólogo a la Agencia Anadolu.

El experto detalla que los aislamientos obligatorios lo que buscan es que se reduzcan los contactos, baje la trasmisión y la curva de contagios muestre un crecimiento controlado “que permita a los países preparar los servicios de salud para evitar que se saturen y se reduzca la mortalidad”.

El reto, en este momento, es que los sistemas de salud de la región respondan ante la aceleración de los contagios. Trillos asevera que si la capacidad de los servicios médicos se excede, las medidas de confinamiento seguramente se endurecerán.

“La enfermedad va a seguir creciendo (…) En este momento no podemos decir que haya una tranquilidad frente a la transmisión del virus”, resalta Trillos.

El médico considera que, si bien la flexibilización del confinamiento le permite respirar a la economía, ese tipo de medidas deben ser objeto de una estrecha vigilancia epidemiológica a partir de indicadores como el número de casos, la mortalidad, la disponibilidad de servicios hospitalarios y unidades de cuidados intensivos. “Si las cosas se complican, seguramente muchas personas tendrán que volver a la casa”, afirma.

Publicidad

Ante el panorama de aumento de casos en varios países de la región latinoamericana, Trillos sostiene que las personas que salgan a las calles deben comprometerse con las medidas preventivas, mantener dos metros de distancia con los demás, usar permanentemente máscaras con nariz y boca cubiertas, evitar llevarse las manos a la cara mientras se esté en espacios públicos, hacer un lavado continuo de manos, y evitar sitios congestionados y áreas cerradas con mala ventilación.

El médico insistió en que América Latina debe estudiarse por territorio, pues a diferencia de Europa el comportamiento del coronavirus ha variado entre países.

Brasil, Perú y Ecuador han tenido escenarios más problemáticos, con un elevado número de casos y fallecimientos, mientras Chile y Colombia batallan por mantener un comportamiento controlado del virus que les permita dar una respuesta adecuada en la atención de sus pacientes.

Otros como Costa Rica, Paraguay y Uruguay han logrado identificar pronto los contagios y evitar la propagación, mientras que en Venezuela y Nicaragua hay visos de que podría existir un subregistro en las cifras.

“Se deben mirar las fronteras y cómo se comportan los vecinos, con un estricto control migratorio. En Colombia, por ejemplo, tenemos un vecino como Brasil, que es el segundo país con más contagios en el mundo y con una gran mortalidad. Tenemos a otro en el que podría haber un subregistro importante, y otras dos naciones donde la enfermedad ha crecido, como lo son Perú y Ecuador”, relata Trillos.

Vea aquí: Confirman 30 nuevos fallecimientos por coronavirus en el país: ya son 969

Publicidad

Aunque no se pueda hablar de un pico, los expertos coinciden en que hay una aceleración de los contagios al tiempo que se alivian los confinamientos.

La esperanza de la región latinoamericana, afirman los epidemiólogos, está en el comportamiento de sus ciudadanos, en el aumento de los testeos y en las estrategias que permitan ir hasta el último caso de contacto donde se activó la enfermedad.

De esa manera, las naciones llegarían a identificar los puntos de mayor contagio e impulsarían la curva hacia abajo, para en un momento poder decir con sensatez: “Nuestro pico ya pasó”. Esa frase, para infortunio de los latinoamericanos, ha sido una y otra vez cambiada en los últimos días por: “Llegamos a un nuevo récord en casos y muertes por coronavirus...”.

 

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias

Vea también:

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO