Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Ocho alimentos que pueden hacerlo sentir más sediento

¿Qué hace que un alimento sea deshidratante y cuáles son algunos de los principales culpables que pueden deshidratarle aún más? Aquí le explicamos.

Alimentos
Blu Radio - EFE
Hernan Caputo/Getty Images/iStockphoto

Cuando se piensa en hidratación, es posible que inmediatamente se piense en qué tipo de bebidas se está (y no se está) consumiendo. Pero ¿sabía usted que los alimentos que consume también pueden tener un gran impacto en su estado de hidratación? Mientras que algunos alimentos contribuyen a nuestra hidratación general al agregar agua y/o electrolitos (que ayudan al cuerpo a regular y circular el agua), otros pueden tener un efecto deshidratante, lo que nos obliga a compensar esas pérdidas. Pero ¿qué hace que un alimento sea deshidratante y cuáles son algunos de los principales culpables que pueden deshidratarle aún más?

Importancia de la hidratación

Nuestros cuerpos están compuestos principalmente de agua, al menos un 60 por ciento, y sin este macronutriente principal no podríamos funcionar correctamente. Algunos de los beneficios que el agua tiene en nuestra salud y funciones corporales incluyen:

  • Ayudar a las células del cerebro a comunicarse eficazmente entre sí.
  • Lubricar las articulaciones.
  • Ayudar al cuerpo a desintoxicarse y eliminar desechos.
  • Promover la producción de saliva, la regularidad digestiva, la vitalidad de las bacterias intestinales saludables y prevenir el estreñimiento.
  • Regular la temperatura corporal.
  • Mantener los tejidos húmedos en todo el cuerpo, especialmente en la piel, los ojos, la nariz y la boca, preservando estas barreras protectoras de factores estresantes o irritantes externos.
  • Facilitar la entrega de oxígeno a nuestras células.
  • Ayudar en el metabolismo y absorción de nutrientes.
  • Promover la función saludable del hígado y los riñones.
  • Proteger las estructuras del sistema nervioso central, como la médula espinal.

Sabiendo todo esto, usted puede imaginar cómo la deshidratación puede afectar negativamente al cuerpo en múltiples aspectos. Es completamente natural que su cuerpo experimente pérdidas de agua a lo largo del día a través de nuestros sistemas excretores, incluyendo ir al baño, sudar e incluso respirar. La clave para evitar la deshidratación y preservar todas estas funciones importantes del agua es asegurarse de consumir más líquidos de los que se pierden a lo largo del día (y elegir alimentos hidratantes).

Publicidad

Curiosamente, sentir sed es en realidad la primera señal de que usted está ligeramente deshidratado. Los síntomas más graves de la deshidratación incluyen mareos, dolor de cabeza, migraña, insomnio, confusión mental, fatiga, cambios de humor inusuales, disminución de la inmunidad, gases, hinchazón, estreñimiento, orina de color oscuro y una frecuencia reducida de micción. La deshidratación extrema puede provocar niveles peligrosamente bajos de presión arterial, convulsiones e incluso insuficiencia renal.

Por lo general, sin embargo, este nivel de deshidratación solo es causado por circunstancias excepcionales como enfermedades graves o períodos de ejercicio extenuante sin hidratación.

Publicidad

Muchos estadounidenses operan con niveles bajos de deshidratación en su vida diaria. Pero este problema tiene una solución fácil: priorizar líquidos y alimentos hidratantes mientras se evitan o se consumen con moderación sus contrapartes más deshidratantes. Idealmente, usted debería beber entre ocho y 12 tazas de agua al día (64 a 96 onzas líquidas), aunque cada persona es diferente. Con este objetivo, usted puede estar seguro de que está en camino de estar bien hidratado.

¿Qué hace que un alimento (o bebida) sea deshidratante? Existen algunos nutrientes y componentes alimentarios clave que contribuyen a la deshidratación, incluyendo los siguientes:

  • Sodio: Es un mineral clásicamente conocido por su efecto deshidratante cuando se consume en cantidades excesivas. Cuando se comen alimentos con grandes cantidades de sodio (en la forma más común de sal), este mineral se concentra en el torrente sanguíneo. Cuando hay demasiado sodio en la sangre, afecta su salinidad y niveles de pH. El cuerpo busca estar en equilibrio, con niveles de salinidad similares tanto en nuestras células como en la sangre. Por lo tanto, extraerá agua de nuestras células hacia el torrente sanguíneo para volver a la normalidad, o al menos a niveles más bajos. Esto no solo resultará en el aumento de la presión arterial por la cual el sodio es conocido, sino que también puede causar deshidratación ya que nuestras células se quedan sin agua para corregir este desequilibrio.
  • Proteína: Aunque las dietas altas en proteínas están de moda en estos días, también tienen sus desventajas. Cuando se consume en cantidades muy altas, la proteína puede tener un efecto deshidratante. Este importante macronutriente se descompone en nitrógeno en el cuerpo, lo cual requiere más agua para metabolizarlo en comparación con otros nutrientes. El consumo excesivo de proteínas también puede ser exigente para los riñones, ya que provoca la excreción de más líquidos (en forma de orina) a medida que el cuerpo se deshace del exceso de nitrógeno, lo que produce un efecto diurético. Ambos procesos pueden resultar en los molestos síntomas de la deshidratación.
  • Azúcar añadida: Un diurético menos conocido en la dieta es el azúcar añadida. Esto está relacionado con algunas de las mismas razones que el sodio y la proteína mencionados anteriormente. Cuando hay una cantidad excesiva de azúcar en el torrente sanguíneo, se produce una ósmosis (o movimiento de agua), que extrae agua de las células hacia la sangre para equilibrar los niveles de azúcar entre las dos estructuras, deshidratándonos. Los riñones luego trabajan para filtrar esa sangre y eliminarla, lo que resulta en el efecto diurético asociado con este endulzante común.
  • Otros nutrientes deshidratantes: El mineral potasio también puede actuar como diurético en el cuerpo cuando se consume en cantidades extremadamente altas, al igual que el aminoácido asparagina. Además, cualquier componente alimentario que se sepa que causa diarrea, como el edulcorante artificial sorbitol, por ejemplo, también puede provocar una alta pérdida de agua que puede resultar en deshidratación.

Alimentos que pueden contribuir a la deshidratación: A pesar de esa breve excursión científica, toda esta información se traduce en alimentos. Aquí están algunos de los alimentos deshidratantes más comunes disponibles:

  • Alimentos ultraprocesados: Ya sea papas fritas, comidas congeladas empaquetadas, comida rápida o tu barra de dulces favorita, los alimentos ultraprocesados pueden ser algunas de las opciones más deshidratantes disponibles. Aunque deliciosos, estos alimentos representan la mayoría del consumo de sodio y azúcar añadida en los Estados Unidos (que, de hecho, es lo que los hace tan deliciosos) y, en algunos casos, también de proteína. Esta trinidad deshidratante de nutrientes combinados hace que las opciones ultraprocesadas sean saboteadores silenciosos de sus objetivos de hidratación diaria.

Publicidad

  • Publicidad