Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Evangelio de hoy: 15 de enero de 2023

Conozca el evangelio y la palabra de Dios de este lunes, 15 de enero.

45167_Jesucristo/Religión Foto: EFE
Jesucristo/Religión Foto: EFE

Evangelio del día


Lectura del santo evangelio según san Marcos (2,18-22):
En aquel tiempo, los discípulos de Juan y los fariseos estaban de ayuno. Vinieron unos y le preguntaron a Jesús: «Los discípulos de Juan y los discípulos de los fariseos ayunan. ¿Por qué los tuyos no?»
Jesús les contestó: «¿Es que pueden ayunar los amigos del novio, mientras el novio está con ellos? Mientras tienen al novio con ellos, no pueden ayunar. Llegará un día en que se lleven al novio; aquel día sí que ayunarán. Nadie le echa un remiendo de paño sin remojar a un manto pasado; porque la pieza tira del manto, lo nuevo de lo viejo, y deja un roto peor. Nadie echa vino nuevo en odres viejos; porque revienta los odres, y se pierden el vino y los odres; a vino nuevo, odres nuevos.»
Palabra del Señor

Lectura del día


Primera lectura

Lectura del primer libro de Samuel (15,16-23):


En aquellos días, Samuel dijo a Saúl: «Déjame que te cuente lo que el Señor me ha dicho esta noche.»
Contestó Saúl: «Dímelo.»
Samuel dijo: «Aunque te creas pequeño, eres la cabeza de las tribus de Israel, porque el Señor te ha nombrado rey de Israel. El Señor te envió a esta campaña con orden de exterminar a esos pecadores amalecitas, combatiendo hasta acabar con ellos. ¿Por qué no has obedecido al Señor? ¿Por qué has echado mano a los despojos, haciendo lo que el Señor reprueba?»
Saúl replicó: «¡Pero si he obedecido al Señor! He hecho la campaña a la que me envió, he traido a Agag, rey de Amalec, y he exterminado a los amalecitas. Si la tropa tomó del botin ovejas y vacas, lo mejor de lo destinado al exterminio, lo hizo para ofrecérselas en sacrificio al Señor, tu Dios, en Guilgal.»
Samuel contestó: «¿Quiere el Señor sacrificios y holocaustos, o quiere que obedezcan al Señor? Obedecer vale más que un sacrificio; ser dócil, más que la grasa de carneros. Pecado de adivinos es la rebeldía, crimen de idolatría es la obstinación. Por haber rechazado al Señor, el Señor te rechaza como rey.»
Palabra de Dios

Reflexión


Este pasaje del evangelio según san Marcos (2,18-22) es un mensaje profundo sobre la importancia del tiempo y la adecuación de las prácticas espirituales. Jesús responde a la pregunta sobre el ayuno de sus discípulos comparándolos con los amigos del novio. En ese momento, la presencia de Jesús entre ellos es motivo de gozo y celebración, no de luto y ayuno.

Esta enseñanza nos invita a reflexionar sobre la temporada espiritual en la que nos encontramos. Hay momentos de alegría y cercanía con el Señor, momentos en los que experimentamos su gracia de manera especial. Durante estos períodos, es apropiado disfrutar de la comunión con Dios y vivir en la plenitud de su amor. En lugar de centrarnos en prácticas ascéticas, debemos abrir nuestros corazones a la celebración de la presencia viva de Cristo en nuestras vidas.

Publicidad

Sin embargo, Jesús también advierte sobre la necesidad de prepararnos para los tiempos de prueba y dificultad que vendrán. Habrá momentos en los que la presencia tangible de Dios no sea tan evidente, y en esos momentos, el ayuno y la penitencia pueden convertirse en medios valiosos para acercarnos a Él. Es como el parche nuevo en un manto pasado o el vino nuevo en odres nuevos; debemos adaptarnos y renovarnos espiritualmente para recibir y retener la gracia de Dios de manera efectiva.

La lección principal aquí es la sabiduría de discernir el tiempo y la temporada espiritual en la que nos encontramos. Saber cuándo regocijarnos en la presencia viva de Dios y cuándo prepararnos y fortalecernos para enfrentar las pruebas. En última instancia, este pasaje nos anima a ser sensibles al Espíritu Santo, que nos guía en nuestra vida espiritual, y a estar abiertos a la transformación continua que Dios quiere realizar en nosotros.

Publicidad

Le puede interesar:

  • Publicidad