Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Desconocidos destruyen, por segunda vez, escultura del escritor Gardeazábal en Tuluá

El reconocido escritor y ex dirigente político considera este acto como una amenaza en su contra.

Escultura garizabal.jpeg
Escultura Gardeazabal.
Cortesía.

Hay indignación entre los habitantes del barrio Santa Isabel de Tuluá por un nuevo hecho de vandalismo, y del cual hasta el momento es un misterio quienes fueron los autores. La cabeza de la escultura del escritor y exdirigente político del Valle Gardeazábal fue reventada a golpes igual que la placa de mármol en donde se indicaba su nombre, pero esta no es la primera vez que es destruido. El busto, creado como homenaje al escritor tulueño, cuando fue inaugurado en 2012, duró sólo once días tras ser ubicado allí

El abogado William Peña Sabogal, amigo personal de Gustavo Álvarez Gardeazábal, rechazó los hechos y a su vez resaltó las cualidades humanas del escritor

"Es una acto de personas desadaptadas, pero sin duda el respeto, el cariño y admiración por Gardeazábal siempre será para él vivo. Cuando ya no esté lo vamos a recordar porque es el máximo escritor que ha tenido nuestra tierra", dijo

Asimismo, propone que se continúe con este homenaje en un lugar cerrado por lo que representa Gardeazábal como escritor para el departamento y para el país.

Por el contrario el propio Gardeazábal considera que no es necesario repararla, como lo dijo la primera vez que esta escultura fue dañada.

Publicidad

"Que ya hayan tumbado el busto por segunda vez ya es mas que suficiente. Como respuesta a la terquedad de la comunidad tengo que agradecer, pero lo que está sucediendo es una amenaza contra mi", indicó el escritor.

El también exgobernador del Valle y exalcalde de Tuluá en dos oportunidades dijo que detrás del ataque vandálico hay algunos seguidores de políticos locales de la anterior administración que él ha cuestionado recientemente, considerando este acto como una amenaza.​ ​

"Es una clarísima advertencia, yo digo muchas cosas y conozco el lenguaje de mi pueblo. Además, es la lógica, si a usted le tumban dos veces una estatua y usted está vivo, el siguiente tiene que ser el vivo", señaló

Publicidad

La semana pasada el autor de “cóndores no entierran todos los días” relató que asistió a un evento en el colegio Alfonso López, donde obsequió 300 libros de las guerras de Tuluá, una de sus recientes creaciones y sorpresivamente se dio cuenta que el aula máxima tendría su nombre, en su honor, lo que asegura causó una oleada de comentarios en redes sociales en su contra, por lo que consideraban un homenaje que le hacía el alcalde actual de Tuluá.

La comunidad de este municipio ahora busca recursos para devolver el busto del escritor vallecaucano a su pedestal.​

Escuche las noticias del día aquí:

Publicidad

  • Publicidad