Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Richard Carapaz gana el segundo oro olímpico en la historia de Ecuador

El ciclista se impuso sobre Wout Van Aert y Tadej Pogacar.

Richard Carapaz.jpg
Richard Carapaz
Foto: AFP

La valentía de Richard Carapaz vale un oro olímpico. El ataque a 5 kilómetros de la meta del bravo corredor del Carchi ecuatoriano sobre el estadounidense Brandon McNulty le permitió entrar en solitario en el Circuito Internacional de Fuji y proclamarse campeón de ciclismo en ruta en los Juegos Olímpicos.

Tras el podio del Tour de Francia, esta vez el ecuatoriano ocupará el primer cajón de privilegio. Con paciencia, tras aguantar un estacazo del esloveno Tadej Pogacar, en el paso del Mikuni, sabedor que la carrera era larga, muy larga. El esloveno, intratable en la 'Grande Boucle' francesa, se tuvo que contentar con el bronce, tras quedar por detrás en el sprint del grupo perseguidor del belga Wout Van Aert, que obtuvo la plata.

Un triunfo que supone la tercera medalla olímpica de Ecuador y el éxito más destacado de Carapaz tras la general del Giro de Italia, pero sobre todo es un premio a la audacia del ciclista del Carchi, que supo esperar su momento para atacar de lejos en el último puerto, y tuvo la calidad para escaparse de McNulty antes de entrar en el circuito de velocidad nipón.

Antes que él, sólo otro ecuatoriano había subido al podio olímpico: el atleta Jefferson Pérez, campeón de 20 km marcha en Atlanta'96 y plata en Pekín 2008.

En Tokio Carapaz se consagró en la recta final del Circuito Internacional de Fuji, que ofreció una de las primeras fotos con espectadores de los Juegos Olímpicos, ya que el trazado se encuentra en la prefectura de Shizuoka, que no está afectada por el estado de emergencia que afecta a la capital, un máximo de 600 espectadores.

La prueba olímpica se inició con un recorrido por la ciudad, con bastante gente en las calles de Tokio viendo la salida de los ciclistas, entre parques, cementerios y templos, la oportunidad de la capital nipona para mostrarse en unos Juegos deslucidos por la pandemia.

Publicidad

En la pelea por cerrar la primera fuga, se llevaron el gato al agua en los primeros diez minutos ocho corredores: el sudafricano Nicholas Dlamini, el checo Michael Kukrle, el eslovaco Juraj Sagan, el rumano Eduardo-Michael Grosu, el griego Polychronis Tzortzakis, el venezolano Oluis Aular, el burkinés Paul Dumont y el azerí Elchin Asadov.

El pelotón los dejó hacer, adoptando una marcha suave y sabedores los favoritos de que quedaba mucho desnivel por delante. Tanto que los escapados llegaron a superar los 18 minutos de renta antes de iniciar la primera ascensión a Doshi. En el grupo, un pequeño susto para los británicos: Geraint Thomas y Tao Geoghegan Hart se vieron involucrados en una caída, sin consecuencias graves. También para el colombiano Nairo Quintana, por un fallo mecánico.

En el ecuador de la prueba, los favoritos dijeron basta. Eslovenia y Bélgica se pusieron a tirar, nada menos que con el vigente campeón olímpico, Greg Van Avermaet, al frente. Reducían poco a poco, en una jornada agotadora por el calor y la humedad, que reflejaba un Primoz Roglic sediento, bajando al coche a por botellas de agua helada.

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.