Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Contrato de Odebrecht con Acueducto de Bogotá, en la mira de las autoridades

La denuncia la hizo Óscar Ortiz, ‘zar’ anticorrupción del gobierno del presidente Álvaro Uribe.

275368_BLU Radio. Escándalo de Odebrecht en Colombia / Foto: AFP
BLU Radio. Escándalo de Odebrecht en Colombia / Foto: AFP

A pesar de que desde finales de 2009, la oficina anticorrupción de la Presidencia de la República hizo las advertencias respectivas ante el entonces gerente de la Empresa de Acueducto de Bogotá y ante los entes de control, todavía hoy no hay conclusiones de las investigaciones por el presunto pago de sobornos para la adjudicación de un jugoso contrato a un consorcio conformado entre otros por la firma brasileña Odebrecht, en el "ojo del huracán" por un gran escándalo continental de corrupción estatal y de empresas privadas.

 

El contrato pretendía adelantar una colosal obra para descontaminar el río Bogotá y que según el periódico El Espectador, fue abandonada sin terminar en el año 2012: se trató de la construcción de un interconector que recoge los desechos del río Tunjuelo antes de depositarlos en el Bogotá y los debía llevar a la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Canoas, que, a propósito, todavía no ha comenzado a construirse, en medio de líos por falta de financiación.

 

En diciembre de 2009, el entonces "zar" anticorrupción Óscar Ortiz, recibió en su despacho a una persona que trabajaba para la prestigiosa firma francesa Soletanche Bachy, participante de la licitación para la construcción del interconector Tunjuelo - Canoas, quien le advirtió que para la adjudicación de ese contrato les estaban cobrando el 8,5 por ciento del total de la obra, avaluada en 250 mil millones de pesos. Es decir, que el supuesto soborno estaba tasado en 21.500 millones de pesos, unos 7 millones 100 mil dólares a valor presente.

 

Publicidad

“En el año 2009 a finales de diciembre me llegó información según la cual se estaban pretendiendo unos sobornos para obtener un contrato en el acueducto de Bogotá, un contrato para la construcción de un interceptor Tunjuelo - Canoas, que pretende conducir aguas del río Tunjuelo a lo que sería en el futuro la planta de tratamiento Canoas, el proyecto tenía un valor de 250 mil millones de pesos”, dijo.

 

Pese a que el denunciante no tenía evidencias de la grave denuncia que estaba haciendo, la oficina de Óscar Ortiz encontró posibles irregularidades y manipulación en la forma en la que la Empresa de Acueducto de Bogotá estaba evaluando la experiencia de las empresas licitantes en obras adelantadas fuera de Colombia.

 

“Encontramos que la valoración, la administración jurídica de este proceso de contratación en consideración de la oficina del zar anticorrupción estaba viciada de ilegalidad por cuanto no respetaba la igualdad al evaluar la manera de acreditar la experiencia en el extranjero que algunos de los oferentes querían acreditar para eventualmente ser adjudicatarios de la licitación”, agregó.

 

Publicidad

Con base en esas posibles irregularidades, el entonces "zar" anticorrupción envió una carta a Jorge Enrique Pizano Callejas, quien se desempeñaba como gerente del Acueducto de Bogotá, para que suspendiera la licitación, mientras se esclarecían las denuncias que se habían presentado por uno de los oferentes.

 

De hecho, en publicación del 30 de diciembre de 2009, el periódico El Espectador dice: "Para Ortiz González, la licitación de construcción del interceptor Tunjuelo-Canoas debe suspenderse debido a presuntas irregularidades en la escogencia del constructor, Norberto Odebrecht  y  CASS  Constructores  &  Cia. En carta al gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, Jorge Pizano, Ortiz advirtió que “durante este proceso se dio un tratamiento desigual a dos de las propuestas presentadas, Consorcio ITC y Unión Temporal Cartellone-Arquitectura & Concreto”.

 

A pesar de la carta con las advertencias del "zar" anticorrupción, que fue enviada con copia a la Procuraduría General de la Nación, Jorge Enrique Pizano adjudicó y firmó el contrato con el constructor Norberto Odebrecht y CASS Constructores & Cía.

 

Publicidad

Un dato que ha llamado la atención de las autoridades y que fue denunciado en noviembre de 2010 por el concejal de Bogotá Antonio Sanguino, tiene que ver con la curiosa coincidencia de fechas entre la salida de Jorge Enrique Pizano de la gerencia de la Empresa de Acueducto, luego de la adjudicación a Odebrecht del contrato para la construcción del polémico interceptar Tunjuelo - Canoas y su inmediata llegada a un cargo directivo en la construcción del tramo dos de la Ruta del Sol, contrato también a cargo de Odebrecht, hoy en el "ojo del huracán".

 

Al consultar el perfil en la red social Linkedin de Jorge Enrique Pizano Callejas, confirma que trabaja en la Concesionaria Ruta del Sol SAS desde Agosto de 2010 hasta la fecha. Según los reportes consultados por Blu Radio, Pizano llegó a la gerencia de la Empresa de Acueducto de Bogotá el tres de marzo de 2008 y renunció el seis de julio de 2010.

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias
Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO