Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Las pruebas del deterioro del gasoducto Antonio Ricaurte para traer gas desde Venezuela

Blu Radio tuvo acceso a una denuncia de la propia compañía que muestra lo complejo que será reactivar el Antonio Ricaurte que literalmente perdió la continuidad cerca de la frontera entre Colombia y Venezuela.

imagen 8.jpg

Ecopetrol está analizando las propuestas de PDVSA para traer gas desde Venezuela a partir de diciembre de 2024 y uno de los puntos más complejos para lograr ese cometido en ese plazo será poner el tubo a punto luego de años de deterioro que involucraron saqueo, válvulas ilícitas, robo de partes de la tubería y años sin servicio de vigilancia ni mantenimiento. Blu Radio presenta las pruebas de ese deterioro.

Según la denuncia que PDVSA instauró hace un año ante la Fiscalía General de la Nación, en Colombia, como la compañía dejó de pagar vigilancia privada desde 2019, terminó “sufriendo inicialmente el saqueo de las estaciones de bombeo” y “hoy en día el desmantelamiento de parte del tramo o tubería”.

imagen 4.JPG
imagen 5.JPG

El desmantelamiento fue comprobado en septiembre de 2022 cuando PDVSA Gas envió a dos cuadrillas para comprobar el estado del gasoducto y encontró que cerca a la frontera habían desenterrado y retirado una parte del tubo y no pudieron continuar la inspección “por la presencia de personas armadas que pusieron en grave riesgo la integridad física del equipo evaluador”.

imagen 6.JPG

Publicidad

imagen 7.JPG

Las imágenes que de lo que debería ser el gasoducto en ese punto de la frontera entre Colombia y Venezuela son reveladoras pero es probable que la situación actual sea aún más complicada.

imagen 8.jpg

Publicidad

imagen 9.jpg
imagen 10.jpg

El gasoducto en Colombia parte de una estación de PDVSA cerca del complejo Ballenas en Manaure (Guajira). Esa estación está abandonada y sin vigilancia desde hace años y habitantes de la región han retirado elementos como tejas y cables a lo largo de ese periodo. Las imágenes de Google Earth permiten dar cuenta del faltante del techo.

imagen 11.JPG
IMAGEN 12.JPG

Publicidad

Del otro lado de la frontera el gasoducto se extiende a lo largo de unos 113 kilómetros donde el tubo tiene continuidad. El problema allí son las válvulas ilegales. Familias que viven cerca del tubo en su recorrido por Venezuela han usado puntillas y medios artesanales para conectarse a él.

El gasoducto Antonio Ricaurte tiene un tramo adicional que pasa bajo las aguas del Lago Maracaibo. Hasta hoy es un misterio el Estado de ese tramo y PDVSA tendrá que enviar buzos y robots a revisarlo.

Publicidad

Venezuela tendría una capacidad limitada de exportar a Colombia en el corto plazo

El otro punto importante es cuánto físicamente este gas es para Colombia. Aunque el gasoducto Antonio Ricaurte tiene la capacidad de transportar 450 millones de pies cúbicos (el 45% del consumo de Colombia), físicamente vendría del campo Cardon IV y tiene que pasar por un sistema de transporte que tiene una menor capacidad: Ulé-Amuay.

Ulé Amuay tendría la capacidad de enviar a Colombia (como capacidad excedentaria) unos 60 millones de pies cúbicos (un 6% de la demanda colombiana)

Como muestra el mapa oficial de los sistemas de PDVSA, actualmente se está haciendo una ampliación de ese sistema como muestra el mapa publicado por la propia compañía en su página web línea roja.

IMAGEN 13.JPG
Claudia Marcela Peña Guerrero

Publicidad

Varios medios venezolanos reseñaron la adjudicación de la obra en mayo de 2023 citando una publicación de la compañía en sus redes sociales.

imagen 14.JPG
Claudia Marcela Peña Guerrero

  • Publicidad