Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
No activar
Activar

Publicidad

Mujer de 55 años se arrepiente de no haber tenido hijos: "Me hace sentir que no soy nada"

A lo largo de su vida, Véronique escogió centrarse en su carrera y desarrollo personal, dejando de lado la idea de formar una familia.

Mujer de 55 años se arrepiente de no haber tenido hijos.jpg
Mujer de 55 años se arrepiente de no haber tenido hijos
Foto: captura de pantalla

Véronique, una suiza de 55 años, quien ha dedicado su vida al éxito profesional y a explorar el mundo, hoy comparte un "pesar profundo": el no haber tenido hijos. En una entrevista con el canal de televisión suizo RTS 1, la mujer abrió su corazón para hablar sobre su arrepentimiento y la sensación de vacío que experimenta.

A lo largo de su vida, Véronique escogió centrarse en su carrera y desarrollo personal, dejando de lado la idea de formar una familia. Sin embargo, esta decisión ahora le pesa enormemente. A pesar de sus logros profesionales y sus experiencias internacionales, la ausencia de relaciones amorosas duraderas y la falta de hijos han dejado una marca dolorosa en su vida.

"El precio a pagar por la soledad es la pérdida de confianza en ti misma. Yo ya no sé en qué soy buena, no sé para qué sirvo. Tengo la impresión de que no valgo nada", confesó Véronique con sinceridad.

La falta de aprecio y amor romántico en su vida la ha dejado cuestionando su valía como persona. "Imagina que ninguno nunca me dijo ‘te quiero’, me habría gustado escucharlo al menos una vez en mi vida. Ahora, a los 55 años, tengo miedo de que nadie me lo diga jamás", expresó conmovida.

Publicidad

Véronique reconoce que su éxito profesional pudo haber sido un factor determinante en su elección de no tener hijos, pero ahora lamenta profundamente no haber considerado la importancia de la familia en su vida. "El hecho de no haber tenido hijos me hace sentir que no soy nada", admitió.

Durante estos años de soledad, su gato ha sido su verdadero compañero, brindándole consuelo y apoyo emocional. "Lo acaricio, él me acaricia, me busca y se acerca a mí. Me ha dado algo que nunca imaginé", compartió Véronique.

Publicidad

  • Publicidad