Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

¿Por qué los gatos negros son asociados con prácticas de brujería y actos oscuros?

Un experto habló en Mascotas BLU y despejó las dudas sobre los mitos “oscuros” alrededor de estos animales.

294623_gatooo_negro_-_afp.jpg
gatooo_negro_-_afp.jpg

Esteban Cruz, antropólogo e historiador, explicó en Mascotas BLU las razones del por qué los gatos negros son asociados con prácticas de brujería y todos los mitos “oscuros” alrededor de estos animales.

 

Explicó que en la época romana los egipcios les regalaban a los emperadores un gato como presente porque se pensaba que era de buena suerte, pero tiempo después el cristianismo empezó a generar en Europa varias “instituciones violentas para consolidar la sociedad, por ejemplo, la inquisición, y crean la idea que hay brujas y seres que pueden hablar con el demonio”.

 

“Es ahí en ese momento cuando se empiezan a ver gatos negros pintados por un montón de artistas. Los cuadros de Goya, por ejemplo, tenían monstruos, hogueras y brujas, y siempre al lado de ellas aparecía un gato negro, que representaba el demonio”, añadió.

 

Publicidad

Por eso, dijo Cruz, se crearon mitos a través de la historia que hablaban de una supuesta relación entre los gatos negros y lo diabólico, lo oscuro, lo del más allá y lo demoniaco.

 

Lea también: ¿Quiere disfrazar a su mascota? Esta plataforma es para usted

 

La otra cara de la moneda

 

Publicidad

Agregó que, por su parte, en Irlanda e Inglaterra, los gatos negros siguen siendo vistos como animales de buena suerte porque la inquisición no alcanzó a llegar hasta allá en la edad media.

 

“Encontrarse un gato negro en estos países representa prosperidad. Un gato negro acostado a la cabecera de la cama, representa una vida más longeva, por ejemplo”, agregó el antropólogo.

 

Los rituales en la actualidad

 

Publicidad

Lamentó que en muchos lugares del mundo todavía se hacen rituales satánicos y de magia negra con estos animales.

 

“Hay una tradición llamada ‘La noche de San Juan’ y en ella se queman gatos negros en bolsas y se les pegaba porque se pensaba que así se acababa con el mal”, dijo.

 

Cruz fue enfático y contundente en rechazar estos actos, llevados a cabo principalmente en pueblos portugueses y españoles, y decir que “un gato no es de mala suerte”.

 

Publicidad

“Encontrarse un gato negro no es de mala suerte, es de mala suerte para un gato negro encontrarse con una persona ignorante”, sentenció.

 

 

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias