Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

¡Lo que faltaba: Justicia por mano propia!: editorial de Óscar Montes

Editorial de Óscar Montes en Vive Barranquilla.

271177_BLU Radio Óscar Montes - Foto: cortesía Publimetro
BLU Radio Óscar Montes - Foto: cortesía Publimetro

Una de las formas primitivas de Justicia está contenida en el Código de Hammurabi, que tuvo vigencia antes de Cristo y establecía la famosa Ley del Talión, cuya máxima premisa es la de "vida por vida, ojo por ojo y diente por diente". Se trataba -fundamentalmente- de una justicia basada en la retaliación, que no es cosa distinta a la venganza. Es decir, no era Justicia.
 
Pues bien, en Barranquilla -por cuenta de la inseguridad que nos agobia- estamos llegando a los límites de la Justicia por mano propia, en la que los ciudadanos consideran que nadie mejor que ellos puede castigar a quienes delinquen o atentan contra sus derechos, pues sienten que las autoridades no actúan y -además- desconfían de todas y cada una de sus decisiones. La motivación principal -¡qué duda cabe!- no es la justicia, como corresponde a una sociedad moderna y civilizada, sino la venganza, como si se tratara de tiempos primitivos.
 
La venganza no es Justicia: es barbarie. Así de simple. Suplantar a las autoridades para castigar a quienes han violentado la Ley no es una muestra de civilidad. Es todo lo contrario: es prueba de salvajismo. El Estado Social de Derecho que nos rige establece las penas y los castigos que deberán recibir quienes violen las normas establecidas para nuestra convivencia.
 
Ayer un grupo de ciudadanos atacaron a unos presuntos fleteros, en la vía 40, en momentos en que -al parecer- atracaban a un pasajero, quien se lanzó del vehículo y pidió ayuda. Los energúmenos socorristas la emprendieron contra el vehículo, su conductor y los supuestos asaltantes. A la postre el carro fue destrozado y los presuntos atracadores resultaron heridos.
 
Aunque la paciencia de la ciudadanía ya llegó al límite con la inseguridad que vive Barranquilla, esa clase de reacción es repudiable y no puede tolerarse. No es igualándose con los delincuentes como se combate la delincuencia. Para ello es necesario y urgente que las autoridades actúen con prontitud y eficiencia, algo que -por desgracia- no está sucediendo. 
 
Barranquilla no puede caer en la barbarie y el salvajismo, que permite hacer justicia por mano propia, aplicando la máxima de "vida por vida, ojo por ojo y diente por diente". No es por esa vía que vamos a superar el difícil momento que atraviesa la ciudad en materia de seguridad. En este caso el remedio resulta peor que la enfermedad.

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias
Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO