Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
No activar
Activar

Publicidad

Tres baldes y una pimpina, el agua de un mes para una familia en La Guajira

Con la llegada del fenómeno de El Niño al país, la situación en La Guajira para las familias que no cuentan con agua potable podría empeorar.

Baldes de agua en La Guajira.jpeg
Baldes de agua en La Guajira
Foto: Blu Radio

Adriana Epinayú, de 26 años, vive en una ranchería ubicada a una hora y media deRiohacha, en medio del desierto, junto con su esposo, dos hijos y otros familiares cercanos, como primas y hermanos. En su hogar cuentan solo con tres chinchorros y un mueble que sirve de cocina.

Adriana relata que el acceso al agua es escaso; actualmente, el pozo más cercano se llena con la lluvia y apenas alcanza a parecer un charco. Cuando la sed es incontrolable, se ven obligados a tomar agua de este pozo, que está revuelto con arena y donde los cerdos también se bañan.

Saben que cuando el agua del pozo está verde, es probable que cause infecciones estomacales, por lo que, para evitar enfermedades, deben comprar agua. Cada familia reúne alrededor de 20.000 pesos para pagar un carro tanque de agua.

"Aquí conseguir agua es muy difícil. No tenemos un jagüey o un pozo cercano, digamos un molino. Aquí compramos el agua incluso para los animales. Reunimos dinero entre las familias de la comunidad y pagamos un carro tanque que cuesta alrededor de 140.000 pesos", indicó Adriana.

Cuando finalmente llega el carro tanque, que en este caso fue proporcionado por la Gestión del Riesgo, le corresponde a cada familia alrededor de 1.000 litros, que deben durar cerca de un mes. Para aprovechar al máximo el agua, la recogen en baldes, canecas y pimpinas.

Publicidad

Sin embargo, al utilizarla para todas las tareas, como cocinar y dar de beber a los animales, esos 1.000 litros no les duran ni una semana. La escasez de agua es una realidad que enfrentan diariamente, lo que afecta significativamente su calidad de vida y bienestar en la ranchería.

  • Publicidad