Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Gte. de hospital de Ocaña, que fue intervenido, tuteló derecho a trabajo: peligran $ 90.000 millones

Varias irregularidades fueron denunciadas por el líder social Jorge Solano, asesinado el pasado 3 de noviembre. Habría más de 20 contratos de obra y suministros de materiales médicos irregulares.

hospital Emiro Cañizares Quintero de Ocaña
hospital Emiro Cañizares Quintero de Ocaña
Foto: Google Maps

El pasado 11 de noviembre la Superintendencia de Salud ordenó la intervención del hospital Emiro Cañizares Quintero de Ocaña, después de confirmar que se estaban en riesgo más de 90 mil millones de pesos y por lo mismo removió del cargo a su gerente y designó a un agente interventor. Sin embargo, el funcionario tuteló por el derecho al trabajo con el objetivo de regresar al cargo.

Tras la intervención la SuperSalud removió del cargo al gerente Jairo Pinzón López y designó como agente interventor a Yamil Roberto Blel, quien reportó la contratación directa de seis personas con una inversión de $ 35.000 millones, un 39 % del presupuesto de 2020 del centro asistencial.

“Los trabajadores, la gran mayoría de cooperativas y de contrato sindical carecen de una contratación entre la empresa que fue contratada y ellos, para que en su contrato vean si los honorarios que se le están pagando por ello son los reales o no”, indicó Blel.

En total se presentaron 87 hallazgos que daban cuenta del desorden administrativo, del favorecimiento en contratación a familiares y fallas que dejaban en riesgo a los usuarios del hospital.

Los hechos incluso fueron denunciados por el líder social Jorge Solano, asesinado el pasado 3 de noviembre, quien dio cuenta de más de 20 contratos de obra y suministros de materiales médicos irregulares.

Publicidad

La Procuraduría ya llamó al gerente Pinzón López a juicio disciplinario, pero aun así el funcionario entuteló. El juez Germán Alberto Rodríguez Manasse resolvió en fallos contrarreloj que se le debía devolver el hospital al exgerente, que se hizo presente en el hospital en compañía de un delegado de la Personería a recuperar su puesto. Por si fuera poco, el personero es su hermano Saúl Pinzón López.

Por el momento se queda el interventor frente al hospital, pero seguramente el removido gerente no se quedará quieto. De acuerdo con fuentes consultadas en el departamento, el funcionario necesita regresar a presentar renuncia formal, para poder aspirar a la Gobernación de Norte de Santander.

Así las cosas, están en riesgo cerca de 100 mil millones de pesos y la atención de los usuarios. Que queda por esperar si Superintendencia de Salud encuentra la forma de salvar los recursos del hospital de Ocaña.

Escuche esta denuncia en Mañanas BLU 10:30, cuando Colombia está al aire:

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias