Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

El actor de Pasión de Gavilanes que se fue de ilegal para EE.UU. por el hueco

En el dramático testimonio narró que estuvo en prisión por intentar cruzar el río en la frontera.

320829_BLU Radio. Pasión de Gavilanes / Foto: cf_pasion_de_gavilanes_espana en Instagram
BLU Radio. Pasión de Gavilanes / Foto: cf_pasion_de_gavilanes_espana en Instagram

El actor Sebastián Boscán, recordado por su papel de Leandro Santos en la novela Pasión de Gavilanes, le contó al programa La Red los duros momentos que sufrió a sus 17 años por intentar pasar la frontera de México y Estados Unidos para cumplir el sueño americano.

“Tuve un viaje de más de 30 horas en bus hasta Tijuana. A las 3:00 de la mañana salimos vestidos de negro. Los helicópteros cruzaban. Antes de pasar el río uno se tiene que desnudar. Crucé la primera vez y al otro lado salieron policías. Encanado esa noche, ahí amanecí varias horas. Si no te creen que sos mexicano te devuelven para el otro país y me compraron la idea que era mexicano”, explicó.
 

Publicidad

Boscán agregó que en esa ocasión no lo deportaron y lo devolvieron a la playa de Tijuana. La misma rutina la repitió varias veces y nuevamente estuvo en prisión luego de ser capturado por la Policía.

“Mi mamá me escondió la plata muy bien, me hizo un bolsillo en el jean y ahí guardé los dólares”, dijo.

Le puede interesar:  ¿Recuerda a ‘Norma’ de Pasión de Gavilanes? Así luce en la actualidad

Publicidad

Finalmente, cuando logró cruzar la frontera se encontró con sus amigos en Nueva York y luego pasó a Boston donde trabajó 12 horas al día, algo nuevo para él porque en su vida solo había estudiado. En la actualidad, Boscán le da vida a Nicolás Botero en ‘Loquito por ti’.

 

Publicidad

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.