Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
No activar
Activar

Publicidad

Con las camisas de sus uniformes, soldados rescataron a un ciclista que cayó a un profundo abismo

Un grupo de once soldados de la Brigada de Selva N.° 27 rescató a un ciclista de 62 años que había caído a un abismo de más de 20 metros de profundidad en Mocoa, Putumayo.

Con las camisas de sus uniformes, soldados rescataron a un ciclista que cayó a un profundo abismo
Foto: captura de video X @Ejercito_Div6

Utilizando su ingenio y habilidades tácticas, los 11 soldados improvisaron una soga con las camisas de sus uniformes, asegurando al ciclista herido y con una fuerte contusión en la cabeza.

Los once uniformados se encontraban en una jornada de peregrinación en el lugar conocido como el “Filo de Hambre”, en el municipio de Mocoa, Putumayo. Una vez terminada la actividad, emprendieron su camino de regreso a la Brigada de Selva N.° 27, momento en el que escucharon unos llamados de auxilio desesperados que provenían de un grupo de personas a la orilla de la vía, pidiendo ayuda para un hombre que había caído.

A unos contados 20 metros abajo de su ubicación, malherido y apenas consciente, se encontraba Fredy Buenaventura, un hombre de 62 años entregado al ciclismo que había sufrido un accidente momentos antes y cayó al abismo.

“No dudamos ni un momento, descendimos del carro y llegamos hasta el lugar donde se encontraba el señor para auxiliarlo”, comentó el sargento viceprimero Gilberto Devía Guzmán, suboficial del Batallón de Apoyo de Acción Integral y Desarrollo N.°6.

Publicidad

Los uniformados relataron que la tarea de ponerlo a salvo no fue fácil, pues tardaron aproximadamente una hora en sacarlo del lugar. Una vez que Fredy fue puesto a salvo, se solicitó la asistencia de una ambulancia para trasladarlo al centro de salud más cercano, donde recibió la atención necesaria.

Pero el compromiso de los soldados no terminó ahí; su preocupación por el bienestar de Fredy los llevó a visitar su hogar, asegurándose de que estuviera en compañía de su familia mientras se recuperaba. El hombre, por su parte, en un acto de profunda gratitud, consideró a los soldados como verdaderos ángeles que le salvaron la vida.

Publicidad

“Siempre hay ángeles que me protegen y cuidan. Estoy muy agradecido con los soldados, que me recuperaron y sacaron con vida, hicieron todo lo posible con sus camisas y en una cadena humana para sacarme de ese lugar”, relató Fredy Buenaventura.

  • Publicidad