Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Las fracturas internas del sindicalismo en medio de la llegada de Gustavo Petro al poder

Fecode, la CUT y la CGT están divididos: Algunos directivos quieren ser parte del gobierno, otros piden mantener la independencia y en otros casos la pelea es por quiénes deben estar en el empalme.

gustavo petro foto afp.jpg
Gustavo Petro
Foto: AFP

La llegada de la izquierda al poder en Colombia fue celebrada por todo el movimiento sindical, pero irónicamente está llevando a peleas internas en medio del empalme que están subiendo de tono.

Empecemos por la CUT. El presidente de la organización, Francisco Maltés, es parte de la comisión de empalme para el sector trabajo y durante la campaña, tanto él como Fabio Arias, el fiscal de la organización, apoyaron a Petro. Tras el triunfo la CUT emitió un comunicado oficial de apoyo al nuevo gobierno.

Publicidad

Sin embargo, Diógenes Orjuela, un peso pesado de la organización y secretario general de la CUT, se abstuvo de firmarlo y en su lugar publicó una carta en la que dice que la “independencia y la autonomía no se hipotecan” y pide mantener distancia del Gobierno, pues esa independencia es la que mantiene el respeto de sus bases y el poder de convocatoria.

En la CGT hay un ambiente similar. Seis de los integrantes del comité directivo de la organización hicieron pública una carta en la que aseguran que el sindicalismo debe estar vigilante ante cualquier reforma que afecte a los trabajadores. En la misiva incluyeron otro ingrediente: “no apoyamos ningún acuerdo burocrático que implique la institucionalidad de la CGT”.

Le puede interesar:

Y es que la posición oficial de la CGT, que le envió una carta a Gustavo Petro, fue la de pedir que se tenga en cuenta a voceros de la organización en las comisiones del empalme.

Publicidad

Mientras en las centrales obreras llueve, en el sindicato de maestros no escampa. Una facción de Fecode, encabezada por William Velandia, está denunciando un golpe de estado al interior de la organización para regresar a la presidencia a Nelson Alarcón. Aunque todos en Fecode están de acuerdo en su simpatía por el nuevo gobierno, la pelea para ser sobre quiénes deben tener interlocución directa con la nueva administración nacional.

Los miembros de las comisiones de empalme no tienen un sueldo, la campaña les ha pedido máxima prudencia con la prensa y además, les han dicho en todos los tonos que no tienen un puesto garantizado en el gobierno. Sin embargo, los nombres incluidos en esas comisiones de empalme están dando para molestias de movimientos de izquierda con Gustavo Petro.

Publicidad

En las últimas horas, tanto Movice (el movimiento de víctimas de crímenes de estado) como una decenas de ambientalistas, pidieron a Petro que excluya de la comisión de empalme a Guillermo Reyes a quien califican como un abogado ‘extractivista’. El problema es que Reyes es un puente entre Petro y el Partido Conservador, que podría convertirse en un partido de gobierno.

Escuche el podcast El Camerino:

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.