Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
No activar
Activar

Publicidad

Aprender a cuestionar los mitos nos lleva a ser más dueños de nosotros mismos

Creo en la capacidad crítica que debemos tener frente a todo lo que se nos presenta como “la verdad”.

Alberto Linero.jpeg
Alberto Linero
Foto: cortesía Alberto Linero

Nos hemos acostumbrado a repetir algunas afirmaciones que son presentadas y asumidas como verdades. La fuerza de la repetición las impone y nadie se atreve a criticarlas ni dudarlas. Terminan siendo mitos modernos, es decir, explicaciones no comprobadas ni demostradas científicamentede algunas realidades.

Creo en la capacidad crítica que debemos tener frente a todo lo que se nos presenta como “la verdad”. No se puede aceptar una posición ingenua que nos haga asumir como cierto lo que no es. Ya ni siquiera basta con que alguien diga que su afirmación está amparada por un estudio científico, se requiere entender quién hizo el estudio, en qué circunstancias y si ha sido rebatido.

No olvidemos que para un estudio, hay otro estudio. Por ejemplo, en estos días he estado atento a un artículo de los profesores José A. Morales, investigador científico en enfermedades neurodegenerativas de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, y Conchi Lillo, investigadora de patologías visuales de la Facultad de Biologíade la Universidad de Salamanca, titulado “Ni la creatividad está a la derecha ni la lógica a la izquierda: el neuromito de los hemisferios cerebrales”, apoyados en una revisión de artículos científicos publicados. Ellos concluyeron que ninguno de los hemisferios domina más. Ambos funcionan desde la asimetría, lo que hace que un hemisferio se implique más que el otro, pero ambos funcionan de manera coordinada.

Ellos querían desmontar el mito que se ha formado en torno al tema por personas que convierten esto en un negocio y dicen que para desarrollar una habilidad artística, por ejemplo, hay que trabajar en el hemisferio derecho, y terminan siendo un fraude. Pero también estaban interesados en que los niños no sean víctimas de estas teorías que no están amparadas científicamente.

Publicidad

No tengo ninguna duda de que la formación tiene que ser integral, el desarrollo de los niños y niñas corresponde no a una sola parte de su cerebro, y eso implica conocer bien cómo lograr que ellos desarrollen las mejores habilidades para sus vidas. Aprender a cuestionar estos mitos nos lleva a ser más dueños de nosotros mismos.

Escuche aquí la opinión de Alberto Linero:

Publicidad

Le puede interesar:

  • Publicidad