Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Freddie Figgers, el niño abandonado en la basura que ahora es millonario y no olvida a los suyos

La maldad que vemos regada por el mundo, es siempre menor que la bondad y la solidaridad que somos capaces de compartir los seres humanos.

Alberto Linero
Alberto Linero
Foto: Instagram @PLinero

Creo en la humanidad. La maldad que vemos regada por el mundo, es siempre menor que la bondad y la solidaridad que somos capaces de compartir los seres humanos. Por eso, vivo al acecho de historias de personas que sean capaces de transformar realidades y generar nuevos contextos personales y sociales.

Esta es la razón por la que disfruté la de Freddie Figgers, un inventor y empresario de las telecomunicaciones que tiene una empresa que hoy está cotizada en 62 millones de dólares.

En una entrevista para la BBC, contó cómo al poco tiempo de haber nacido, su madre biológica lo abandonó al lado de unos botes de basura, donde lo recogieron Nathan y Betty, quienes eran unas personas mayores, que a pesar de tener hijos biológicos, ayudaban a niños abandonados por sus padres. Ellos sin importar sus edades (Nathan tenía 74 y Betty 66), acogieron a Freddie, le dieron todo el amor y las posibilidades que tenían. Siempre lo hicieron sentir deseado y amado.

Para Freddie al principio no fue fácil, porque en la escuela los niños le hacían bullying llamándolo “el niño basura”, pero siempre contó con el acompañamiento de sus padres que lo fortalecía para que saliera adelante.

A la edad de 9 años ellos le regalaron un computador algo averiado que se volvió el refugio y la fuente de mucha inspiración para aquel niño, que rápidamente aprendió a arreglarlo, a usarlo y a desarrollar muchas de sus capacidades hasta llegar a ser el gran empresario inventor que es hoy.

Me gusta la historia, porque primero nos muestra el corazón de unas personas que desde su pobreza ayudan al que lo necesita y le brindan un contexto con herramientas en el que pueda encontrar el proyecto de su vida; también, permite entender que la filiación no depende de la sangre, sino de la decisión de ser familia.

Publicidad

Ojalá muchos que siguen haciendo de lo biológico la única razón para estar juntos, comprendan que el amor es más fuerte que cualquier lazo de sangre; pero, además, me enseña que algunas personas sólo están esperando una oportunidad para poder mostrar todo el talento que tienen dentro.

Me emocioné al ir al Instagram de Freddie y ver un collage de fotos de su historia con sus padres. Es que no ha olvidado sus raíces y ha entendido que sólo podremos ser mejores seres humanos si ayudamos a los otros a realizarse.

Escuche la reflexión y el análisis de Alberto Linero en Mañanas BLU:

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias