Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

No basta lo físico: en la verdadera excelencia influyen lo emocional, lo cognitivo y lo social

Las derrotas obtenidas por deportistas en los Juegos Olímpicos nos dan una importante lección.

Alberto Linero / Foto: Instagram @PLinero
Alberto Linero / Foto: Instagram @PLinero

Este martes tres acontecimientos de los juegos olímpicos me llamaron la atención: Primero, la japonesa Naomi Osaka, quien es la número dos del mundo en tenis y que se había retirado del Roland Garro, según ella, por un tema de salud mental, perdió con Markéta Vondrousova y fue eliminada de los Juegos Olímpicos; al final ella dijo: “Sentía mucha presión por esto”.

También, la gimnasta Simone Biles se retiró de la final por equipos de gimnasia femenina, y dijo: “Tengo que concentrarme en mi salud mental. Simplemente creo que la salud mental es más importante en los deportes en este momento. Tenemos que proteger nuestras mentes y nuestros cuerpos, y no solo salir y hacer lo que el mundo quiere que hagamos".

Por último, Luis Arrieta, el entrenador de la pesista colombiana Mercedes Pérez dijo: “Estaba bastante nerviosa, lo noté desde su pesaje. Dialogué con ella y le dije que se calmara un poco, que tenía que respirar más pausado, creo que sintió presión porque la competencia se veía aparentemente fácil”. Las tres situaciones nos dejan clara la importancia de la salud emocional y mental en la consecución de cualquier triunfo, aún deportivo.

Lo sabemos: el ser humano es integral, y tiene que trabajar en todas las dimensiones de su vida para poder alcanzar los objetivos que se propone.

No basta con alimentar lo físico, se hace necesario tener una buena gestión de las emociones y una gran fortaleza mental para enfrentar la presión que las competencias -y la vida en general- ocasionan, así como superar los fracasos y las derrotas que algunas veces se tienen en el camino.

Tenemos que comprender que no hay verdadera efectividad y excelencia en la producción de cualquier persona si no logra desarrollar las habilidades físicas, emocionales, cognitivas y sociales necesarias. Todas son importantes.

Publicidad

Estoy convencido que tenemos un problema en la didáctica para el desarrollo de las competencias emocionales y sociales, de alguna manera la historia y la cotidianidad nos muestran que las herramientas usadas hoy no son tan efectivas como se requiere.

Es necesario que los entrenadores y formadores en general, busquen desarrollar no solo didácticas para el trabajo físico o cognitivo, sino que aprendan nuevos métodos de entrenamiento en lo emocional y social. Esto lo digo desde el deporte, pero se tiene que asumir en todos los procesos humanos de producción. Despreciar lo emocional es una manera de fracasar o conseguir éxitos efímeros.

Escuche la reflexión de Alberto Linero en Mañanas BLU:

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.