Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Evangelio de hoy: 05 de enero de 2023

Conozca el evangelio y la palabra de Dios de este viernes, 05 de enero.

25710_127191-iglesia_religion_iglesia_catolica_fe_reflexion_dominical_foto_afp.jpg
127191-iglesia_religion_iglesia_catolica_fe_reflexion_dominical_foto_afp.jpg

Evangelio del día


Lectura del santo evangelio según san Juan (1,43-51):
En aquel tiempo, determinó Jesús salir para Galilea; encuentra a Felipe y le dice: «Sígueme.»
Felipe era de Betsaida, ciudad de Andrés y de Pedro. Felipe encuentra a Natanael y le dice: «Aquel de quien escribieron Moisés en la Ley y los profetas, lo hemos encontrado: Jesús, hijo de José, de Nazaret.»
Natanael le replicó: «¿De Nazaret puede salir algo bueno?»
Felipe le contestó: «Ven y verás.»
Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño.»
Natanael le contesta: «¿De qué me conoces?»
Jesús le responde: «Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.»
Natanael respondió: «Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel.»
Jesús le contestó: «¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores.»
Y le añadió: «Yo os aseguro: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.»
Palabra del Señor

Lectura del día


Lectura de la primera carta del apóstol san Juan (3,11-21):
Éste es el mensaje que habéis oído desde el principio: que nos amemos unos a otros. No seamos como Caín, que procedía del Maligno y asesinó a su hermano. ¿Y por qué lo asesinó? Porque sus obras eran malas, mientras que las de su hermano eran buenas. No os sorprenda, hermanos, que el mundo os odie; nosotros hemos pasado de la muerte a la vida: lo sabemos porque amamos a los hermanos. El que no ama permanece en la muerte. El que odia a su hermano es un homicida. Y sabéis que ningún homicida lleva en sí vida eterna. En esto hemos conocido el amor: en que él dio su vida por nosotros. También nosotros debemos dar nuestra vida por los hermanos. Pero si uno tiene de qué vivir y, viendo a su hermano en necesidad, le cierra sus entrañas, ¿cómo va a estar en él el amor de Dios? Hijos míos, no amemos de palabra y de boca, sino de verdad y con obras. En esto conoceremos que somos de la verdad y tranquilizaremos nuestra conciencia ante él, en caso de que nos condene nuestra conciencia, pues Dios es mayor que nuestra conciencia y conoce todo. Queridos, si la conciencia no nos condena, tenemos plena confianza ante Dios.
Palabra de Dios

Reflexión

En este pasaje del Evangelio según San Juan, observamos el encuentro entre Jesús y Natanael, un hombre inicialmente escéptico de que algo bueno pudiera surgir de Nazaret. La respuesta de Felipe, "Ven y verás", es reveladora y nos invita a reflexionar sobre la importancia de la experiencia personal en el encuentro con Cristo.

Publicidad

Jesús, al acercarse a Natanael, lo describe como un "israelita de verdad, en quien no hay engaño". Esta observación de Jesús resalta la sinceridad y pureza del corazón de Natanael, a pesar de sus dudas iniciales. Jesús no solo ve exteriormente, sino que conoce el corazón de las personas.

La revelación más sorprendente ocurre cuando Jesús revela a Natanael que lo había visto debajo de la higuera, antes de que Felipe lo llamara. Esta revelación personal toca el corazón de Natanael y lo lleva a reconocer a Jesús como el Hijo de Dios y el Rey de Israel.

Publicidad

La respuesta de Jesús, "¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores", nos recuerda que el encuentro con Cristo es solo el comienzo de una vida llena de maravillas divinas. Jesús nos invita a ir más allá de nuestras limitadas expectativas y a confiar en que experimentaremos cosas aún más grandiosas en nuestra relación con Él.

Finalmente, la promesa de Jesús de que veremos "el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre" nos invita a contemplar la obra redentora de Cristo y a reconocer que en Él se revela la conexión entre el cielo y la tierra, entre lo divino y lo humano. Que este pasaje nos inspire a seguir a Jesús con corazones abiertos, confiando en que experimentaremos la grandeza de su amor y su obra redentora en nuestras vidas.

Le puede interesar:

  • Publicidad