Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
No activar
Activar

Publicidad

Mafia de drogas en Medellín mantiene como habitantes de calle a extranjeros que llegaron de turismo

Tocó fondo la problemática de la mendicidad en Medellín; detrás de los miles de habitantes de calle hay una mafia dedicada a la distribución de drogas.

Cambuches de habitantes de calle en Bogotá
Foto: Blu Radio
Foto: Blu Radio

Según Inclusión Social, en tres años, la Alcaldía de Medellín ha tenido 4.000 atenciones a extranjeros que cayeron en la mendicidad. Carlos Calle, director del observatorio de turismo de la Personería, aseguró que solo en 2023 identificaron 40.

“Hemos identificado que dentro de las nacionalidades hay: europeos, norteamericanos, centroamericanos y también de otros países de Suramérica”, puntualizó.

Rogert Urbina es un vivo testimonio. Llegó desde Venezuela a trabajar como chef, pero la presión laboral lo llevó a la calle del Bronx. Estuvo dos años como habitante de calle.

“Yo llegué a consumir varias sustancias, la que más me dio impacto, pues, la que me llevó a mi a la calle fue el bazuco. Eso tiene una proximidad de 1.000 a 1.500 pesos la dosis mínima (…) Yo llegaba a veces a gastarme 60.000, 70.000 pesos en el transcurso de un día completo”, contó Urbina.

Publicidad

Pero, detrás de todo este consumo hay todo un negocio montado; una renta ilegal que tiene que ver con turistas, rumba y las drogas. Como lo explicó Fernando Quijano, defensor de los derechos humanos en Medellín, asegurando que “se podría estar hablando de entre 6.000 a 9.000 personas, habitantes de calle (…) Estamos hablando de que la mayoría consumirían drogas y estamos hablando de un promedio de unos 50, 70 mil pesos diarios (…) Eso nos da una proporción de consumo y de dineros que ingresan a las plazas de vicio, estaríamos hablando de unos 300 millones de pesos. Al mes, ustedes podrían hacer cuánto es la proporción”.

El Bronx, la avenida de Greiff y los bajos del puente de la minorista; estos tres lugares, ubicados en el centro de Medellín y separados por algunas calles, podrían considerarse como el “Triángulo de las Bermudas”; lugares en los que el abandono, la falta de institucionalidad y, sobre todo, las drogas, literalmente se consumen a los seres humanos.

Publicidad

Le puede interesar (“Se jodió el turismo”: el duro reclamo de la chef Leo Espinosa al Gobierno):

  • Publicidad