Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Hubert Hurkacz conquista su primer Masters 1000 de Miami y frena al favorito, Jannick Sinner

A sus 24 años, Hurkacz suma tres triunfos en torneos de la ATP y es el primer tenista polaco en alzar un título de Masters 1000.

Hubert Hurkacz  y Jannick Sinner  Foto AFP.jpg
Hubert Hurkacz y Jannick Sinner /
Foto AFP

El tenista polaco Hubert Hurkacz conquistó este domingo su primer Masters 1000 en Miami al derrotar en una inesperada final al italiano Jannick Sinner, que aspiraba a convertirse en el ganador más joven del torneo a sus 19 años.

Hurkacz, número 37 de la ATP, venció a Sinner, número 31, por 7-6 (7/4) y 6-4 en una hora y 43 minutos de juego en la pista principal del Hard Rock Stadium de Miami.

A sus 24 años, Hurkacz suma tres triunfos en torneos de la ATP y es el primer tenista polaco en alzar un título de Masters 1000.

"¡Gran victoria para Hubert Hurkacz!", escribió en Twitter el presidente de Polonia, Andrzej Duda. "Otro tenista polaco al más alto nivel del mundo. ¡Orgullo!"

El éxito de Hurkacz en este Masters 1000, categoría solo por debajo de los Grand Slams, sigue al sonado triunfo de su joven compatriota Iga Swiatek el año pasado en Roland Garros.

Publicidad


En un torneo donde decepcionaron los favoritos (Medvedev, Zverev), Hurkacz fue quien mejor aprovechó la ausencia de los gigantes Federer, Nadal y Djokovic en Miami por primera vez en 17 años.

"Sin el 'Big 3', todos los chicos de la próxima generación tratamos de dar lo mejor, de competir tanto como se podía", reconoció el polaco. "Estoy muy muy contento de poder levantar el mayor trofeo de mi vida hasta ahora".

En el camino al título, Hurkacz eliminó a dos miembros del Top-10 de la ATP, el griego Stefanos Tsitsipas (5) en cuartos y el ruso Andrey Rublev (8) en semifinales, antes de batir a su buen amigo Sinner, compañero ocasional en dobles al que no había enfrentado en individuales.

El italiano era el segundo finalista más joven en los 36 años de historia del Abierto de Miami tras el español Nadal, que fue subcampeón en 2005 con 18 años.

Sinner ha venido quemando etapas a la velocidad de los más grandes y este año en Melbourne se convirtió en el tenista más joven desde Djokovic en ganar sus dos primeros títulos de ATP.

Este domingo, sin embargo, los nervios le traicionaron ante Hurkacz y su implacable servicio, uno de los más temidos del circuito.

Publicidad

"Estaba un poco nervioso desde el principio del partido, ya desde ayer", reconoció. "Realmente quería ganar pero no fue mi día".

"Hice algunos errores no forzados en momentos importantes, no serví bien, especialmente al principio del segundo set", relató. "Pero en un día como hoy, con 19 años y en una final, o ganas o aprendes".

Un servicio salvador

Hurkacz, que también se resintió de la presión en varios momentos del partido, puso el marcador de cara desde el quiebre del primer juego y con rápidos intercambios se avanzó 3-0 con solo 11 minutos de juego.

Sinner se recompuso sumando otros tres juegos seguidos. El talentoso italiano mandaba así un aviso a su amigo con varios brillantes 'drives' y revés paralelos, entre otras pinceladas del repertorio con el remontó en semifinales ante el español Roberto Bautista, séptimo de la ATP.

El momento de Sinner llegó con ventaja 6-5 y saque para set pero, con una doble falta y varias voleas desviadas, permitió que la manga se decidiera en un desempate en el que cometió más errores no forzados que su rival.

Publicidad

Con el viento a favor, Hurkacz aceleró en el segundo set hasta tomar una distancia de 4-0. Sinner, con varios fallos clamorosos, parecía noqueado pero tuvo una última reacción consiguiendo un quiebre y acercándose 4-3.

Con la presión entonces de su lado, el polaco vio como su servicio le volvía a salvar ganando los dos juegos que necesitaba con su poderoso juego de saque y volea.

El 'Big 3' y la próxima generación

Hurkacz y Sinner protagonizaron la primera final de Masters 1000 entre dos tenistas de fuera del Top-30 de ATP desde Paris en 2003 pero su exitoso torneo ya les ha asegurado puestos en el Top-20.

El Masters 1000 de Miami fue una vitrina para un grupo de tenistas emergentes que, sin superar los 20 años, ya sobresalen en grandes torneos, como el propio Sinner o el estadounidense Sebastian Korda, hijo del exjugador checo Petr Korda, que venció al argentino Diego Schwartzman (noveno de la ATP) en octavos.

Sinner, sin embargo, cree que todavía no ha llegado la hora del relevo del 'Big 3'.

Publicidad

"La nueva generación es divertida de ver (...) Pero tiene que demostrar que puede vencer a los tres grandes", señaló.

"Obviamente, pueden perder uno o dos partidos, pero la próxima generación por lo que veo no está lista todavía para ganar contra ellos consistentemente", consideró Sinner, segundo italiano en llegar a una final de Masters 1000 tras la victoria de Fabio Fognini en Montecarlo en 2019.

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias
Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO