Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Alejandra Cabrejo, la colombiana asesinada en EE. UU., tenía otra hija de cinco años

En una discusión, el hombre con el que Alejandra Cabrejo mantenía una relación la asesinó a ella y a su hija. Huyó, pero ya fue capturado.

Alejandra Cabrejo
Alejandra Cabrejo
Foto suministrada

La colombiana Alejandra Cabrejo Molina, de 30 años, fue asesinada a puñaladas junto a su hija de 15 años, el pasado domingo en Tampa, Florida.

Según la policía, Alejandra había terminado su relación con su pareja, Jean Pierre Ojeda Salazar, de 25 años, de nacionalidad peruana.Ojeda no habría aceptado la ruptura y, en un ataque de celos, la apuñaló hasta la muerte. Luego, también atacó a su hija mayor, que murió horas después en el hospital.

Ojeda logró escapar del lugar del crimen y fue capturado horas después en el estado de Maryland. Ahora, enfrenta cargos por asesinato en primer y segundo grado.

Habla el primo de Alejandra Cabrejo Molina

En entrevista con el programa Mañanas Blu, con Néstor Morales, Daniel Molina, primo de Alejandra Cabrejo, contó que la mujer había llegado a Estados Unidos hace unos años en busca de una mejor vida para ella y sus dos hijas. De hecho relató que la mujer tenía otra hija de cinco años, que se encontraba con su padre en ese momento y que, por lo tanto, no resultó herida.

Publicidad

Molina dijo que no sabía que la relación de su prima con Ojeda era tormentosa. "Desde la distancia lo que uno puede identificar es lo que aparece en redes sociales y lo que más o menos uno puede hablar cuando una llamada a larga distancia con ella que teníamos", señaló.

Molina también contó que su prima estaba separada del padre de su hija menor. "Ella ingresó a Estados Unidos con sus dos hijas y con el papá de su hija menor", dijo. "Estando allá se separaron, porque pues, lo que tenían en mente era eso".

Publicidad

Su familia se encuentra devastada por la pérdida, según relató Molina: "No podemos realmente pensar en esto en este momento. Mi tía ni siquiera ha podido ver los cadáveres. Estamos a la espera que las autoridades se comuniquen con ella para que pueda ir".

  • Publicidad