Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
No activar
Activar

Publicidad

¡Adiós a las abolladuras! El truco más fácil para reparar una en pocos minutos

Además, conozca otros tres métodos que también son efectivos para quitar abolladuras de su carro.

Abolladura
Abolladura
Foto: Getty Images

Mantener el carro en excelentes condiciones estéticas es una de las mayores preocupaciones, por lo que la aparición de abolladuras pueden ser un fastidio. Afortunadamente, hay un truco fácil y rápido que se puede realizar para arreglarlas sin tener que gastar una fortuna en reparaciones profesionales.

Es importante tener en cuenta que, aunque existe este truco, hay otro par de métodos que también son efectivos, por lo general, para abolladuras pequeñas y superficiales. Es por esto que los resultados pueden variar según la magnitud del daño y el tipo de material de la carrocería.

Cómo arreglar una abolladura en casa: truco sencillo y rápido


  • Uso de agua caliente y agua fría

Este método es uno de los más antiguos y efectivos para corregir abolladuras pequeñas. Comience vertiendo agua caliente sobre la zona abollada durante unos minutos. El calor hará que el metal se expanda ligeramente. Luego, de manera inmediata, aplique agua fría sobre la abolladura, preferiblemente con un paño empapado en agua fría o hielo.

El cambio rápido de temperatura hará que el metal se contraiga, ayudando a que la abolladura recupere su forma original. Repita este proceso varias veces si es necesario.

  • Uso de secador de pelo y aire comprimido

Similar al método anterior, pero en lugar de agua caliente, se puede usar un secador de pelo para calentar la zona abollada. A continuación, utilice una lata de aire comprimido, como las que se utilizan para limpiar teclados de computadoras, y gírela al revés para liberar el aire frío sobre la abolladura. El cambio de temperatura ayudará a que el metal se contraiga y a que la abolladura se reduzca.

  • Chupa de baño

Este truco es más efectivo en abolladuras poco profundas y en superficies planas. Coloque una chupa de baño sobre la abolladura y asegúrese de que esté bien sellada. Luego, tire con fuerza hacia afuera para intentar desalojar la abolladura. Si tiene éxito, la abolladura debería disminuir considerablemente.

  • Agua hirviendo y aspiradora

Este método es más adecuado para abolladuras más grandes y menos accesibles. Vierta agua hirviendo sobre la abolladura y, de manera rápida, coloque la boquilla de una aspiradora sobre la abolladura. La succión creada por la aspiradora ayudará a extraer la abolladura gradualmente. Tenga en cuenta que este método puede requerir varios intentos para obtener resultados satisfactorios.

Publicidad

Es esencial recordar que estos trucos pueden no ser efectivos en todos los casos y pueden tener limitaciones. Si tiene una abolladura más grande, si el metal está dañado o si no se siente seguro realizando estos procedimientos, lo mejor es acudir a un taller de reparación para obtener una evaluación y reparación adecuadas.

Sin embargo, la prevención es siempre la mejor opción. Conducir con precaución, estacionar en lugares seguros son algunas de las recomendaciones para evitar abolladuras. Mantener el vehículo en buenas condiciones y realizar un mantenimiento regular puede ayudar a prevenir daños mayores y abolladuras en el vehículo.

Publicidad

Le puede interesar: ¿Sabe cómo usar de manera correcta el casco de su moto?

  • Publicidad