Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

EEUU vs. China, ¿quién es quién en el campo de la inteligencia, la clave en la nueva 'guerra fría?

China ha alcanzado la posición de ser la potencia mundial en ascenso en los últimos años. Detrás de esta situación hay una preparación que se viene desarrollando desde hace años.

China - Estados Unidos
China - Estados Unidos
AFP

Es un hecho innegable que la rivalidad global entre China y Estados Unidos es cada vez más evidente. De hecho, algunos analistas describen la tensión creada por la rivalidad entre los dos países como la "nueva Guerra Fría".

Para entender esto, hay que analizar el crecimiento de Pekín. China ha alcanzado la posición de ser la potencia mundial en ascenso en los últimos años. Detrás de esta situación hay una preparación que se viene desarrollando desde hace años.

Beneficiándose de la rivalidad entre Estados Unidos y la Unión Soviética durante la Guerra Fría, China, por un lado, se convirtió en una potencia nuclear utilizando su importancia geoestratégica; por otro lado, al asegurar su desarrollo económico, creó un modelo a su manera, compatible con el capitalismo global.

Después de la década de 1990, el país logró un tremendo desarrollo económico utilizando mano de obra barata, junto con sus oportunidades de producción y en 2009 logró convertirse en la segunda potencia económica más grande del mundo después de Estados Unidos.

Se prevé que China, cuyo tamaño económico es actualmente de 16,6 billones de dólares, saldrá incluso más fuerte de la crisis causada por la pandemia del coronavirus (COVID-19) y superará a Estados Unidos en 2028 para convertirse en la economía más grande del mundo.

Además, China se esfuerza por participar activamente en la política exterior y por aumentar rápidamente su capacidad económica.

Publicidad

En este contexto, China lidera estructuras como la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) y BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica) junto con Rusia. También apoya proyectos a escala global como la Iniciativa de la Franja y la Ruta y el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura.

Hay varios temas que dificultan la relación de occidente con Pekín. Por nombrar algunos: China desarrolla constantemente su poder militar y su política de una China que impulsa en Taiwán, sus políticas sobre Hong Kong, los conflictos fronterizos con India, las políticas opresivas que implementa en el Turquestán Oriental, su actitud hacia el problema del Tíbet.

Todo esto genera preocupación de que China pueda aplicar políticas incluso más agresivas en el futuro.

Por otra parte, el tamaño de la economía de EEUU ha superado los 22 billones de dólares. Estados Unidos sigue siendo la potencia económica más grande del mundo debido a su economía, poder militar, capacidad de producción de tecnología y hegemonía cultural global.

Pero a pesar de que EEUU es el Estado más poderoso del mundo, esencialmente se está debilitando. Es un hecho innegable que especialmente la crisis de la COVID-19 ha afectado seriamente a la los estadounidenses tanto económica como socialmente.

Estados Unidos no logra evitar las actividades de China y Rusia que afectan la estabilidad global; EEUU no ha logrado controlar el poder de decisión de Irán y Corea del Norte y está lejos de poder incidir en los procesos políticos de Venezuela y Cuba de acuerdo con sus propios intereses.

Publicidad

El auge de los servicios de inteligencia de China

Otra dimensión de la rivalidad entre Estados Unidos y China descrita anteriormente se experimenta en el campo de los servicios de inteligencia.

En este contexto, paralelamente a la creciente actividad política y económica de China, ha habido un movimiento serio en sus actividades de inteligencia en los últimos años.

La estrategia de China para sus actividades de inteligencia contra los Estados Unidos, en términos generales, se configura de acuerdo con los objetivos de defensa, especialmente en la protección de su seguridad y estabilidad internas, y luego especialmente en el ámbito de los efectivos HUMINT (inteligencia humana) y operaciones de ciberespionaje.

Es posible decir que la estrategia de China hacia EEUU tiene básicamente objetivos económicos, políticos y militares. Estos objetivos se pueden enumerar de la siguiente manera:

• Espionaje de tecnologías de nueva generación desarrolladas en EEUU, que tienen un impacto significativo en el crecimiento económico y la estabilidad de China.

Publicidad

Controlar la internet y así controlar los movimientos de oposición locales en línea para prevenir movimientos sociales que pueden crearse con intereses de Estados Unidos y mantener la eficacia del Partido Comunista Chino en la administración del país.

• Desarrollar contramedidas contra la guerra de información con EEUU y contrarrestar las actividades que interfieren en los asuntos internos del país.

• Establecer una estructura eficaz de contraespionaje contra las actividades realizadas por los servicios de inteligencia de Estados Unidos contra China.

"Se abre una investigación contra el Gobierno chino cada 10 horas"

El desarrollo de la capacidad de China en el campo de la ciberinteligencia sigue siendo mencionado con frecuencia en las declaraciones de los altos ejecutivos de las agencias de inteligencia estadounidenses.

Por ejemplo, la directora de Inteligencia Nacional de EEUU, Avril Haines, afirmó durante una sesión titulada Amenazas Mundiales en el Comité de Servicios Armados del Senado de EEUU que China ha dado pasos notables en muchas áreas, incluida la inteligencia y las tecnologías militares.

Publicidad

Otra declaración notable con respecto a China provino de William Burns, a quien el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, nombró recientemente como director de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA). Burns afirmó que una de las tareas más importantes de la CIA bajo su administración será mantener China fuera de competencia.

Una de las declaraciones más llamativas al respecto provino del director del Buró Federal de Investigaciones (FBI), Christopher Wray, quien compartió la creciente capacidad de espionaje de China con datos estadísticos.

Wray señaló que se inicia una investigación contra el Gobierno chino cada 10 horas, y afirmó que el FBI ha llevado a cabo más de 2.000 investigaciones hasta abril de 2021, como parte de las actividades de espionaje de China contra Estados Unidos.

Wray también afirma que el Gobierno chino utiliza a personas de origen chino que viven en el extranjero como medio de amenazas, acoso y chantaje, y en este contexto, realiza vigilancia de seguridad ilegal en suelo estadounidense.

Como puede verse, los ejecutivos más importantes de los servicios de inteligencia de Estados Unidos acusan a China de planificar actividades de inteligencia destructivas y agresivas.

Por otro lado, China niega con frecuencia las declaraciones de los funcionarios estadounidenses y las describe como "paranoia".

Publicidad

Sin embargo, está bastante claro que la rivalidad entre China y Estados Unidos en el campo del espionaje no es unidimensional. En este contexto, no es difícil de imaginar que Estados Unidos podría llevar a cabo actividades de espionaje agresivas y sofisticadas contra China o que hará planes y los pondrá en práctica en el futuro.

[El profesor Ali Burak Daricili realiza investigaciones en el Departamento de Relaciones Internacionales de la Universidad Técnica de Bursa en Turquía en los campos de inteligencia, ciberseguridad, terrorismo e interacción tecnología-seguridad]

*Las opiniones expresadas en este artículo son del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de la Agencia Anadolu.

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias