Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Liberan a siete colombianas víctimas de explotación sexual en Madrid

Las mujeres eran publicitadas en anuncios de páginas de prostitución y eran obligadas a consumir sustancias estupefacientes en diversos inmuebles de Madrid.

Mujeres víctimas de explotación sexual.jpg
Mujeres víctimas de explotación sexual
Foto: AFP, referencia

La Policía española liberó a siete mujeres víctimas de explotación sexual que estaban retenidas en diversos inmuebles de Madrid, obligadas a ejercer la prostitución en turnos de 24 horas y a traficar con estupefacientes.

Los agentes detuvieron además a 24 personas por su presunta participación en esta organización, que captaba a sus víctimas en Colombia y que obtuvieron un beneficio de más de medio millón de euros con su actividad ilícita, informó este martes la Policía de Madrid.

Tras pasar a disposición judicial, los dos cabecillas ingresaron en prisión y la investigación continúa abierta a la espera del análisis de las cuentas bancarias de la organización.

Las mujeres fueron liberadas a comienzos de noviembre, tras seis registros en distintas localidades de Madrid.

Publicidad

La investigación comenzó tras una llamada al teléfono de atención a las víctimas de trata de una mujer que denunciaba ser sometida por esta red, a cuyo testimonio se unió el de otras cinco jóvenes que manifestaron haber sido captadas por una mujer que organizaba vuelos desde Colombia a España.

Una vez en Madrid, eran entregadas a una segunda mujer, quien se encargaba de su colocacion.

Publicidad

Las víctimas eran obligadas a prostituirse en condiciones insalubres, en turnos de 24 horas y siempre vigiladas por algún miembro de la organización y convivían hacinadas en habitaciones con literas en grupos de 10 o 15 personas.

Todas ellas eran publicitadas en anuncios de páginas web de prostitución asociadas a teléfonos de contacto y si el cliente lo solicitaba, eran obligadas a consumir sustancias estupefacientes.

También les obligaban a transportar las drogas cuando salían del domicilio, bajo amenaza de castigos o expulsión de estas viviendas y algunos de estos inmuebles operaban como puntos de venta de todo tipo de sustancias.

Para dificultar también el rastreo de los más de medio millón de euros que obtuvieron de beneficio, los miembros de la organización criminal utilizaban cada día una cuenta bancaria diferente y asociada a diversos números de teléfono.

Publicidad

  • Publicidad