Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Suscríbase y reciba las historias y los hechos que son noticia en Colombia y el mundo
Activar
No activar

Publicidad

Semana revela presuntos seguimientos ilegales del Ejército a periodistas, líderes sociales y políticos

Dineros de agencia de inteligencia extranjera estarían siendo utilizados para hacer seguimiento a comunicadores en una red de espionaje.

312624_BLU Radio. Chuzadas // Foto: Referencia AFP
BLU Radio. Chuzadas // Foto: Referencia AFP
THOMAS SAMSON/AFP

En una reciente publicación de SEMANA, titulada “Carpetas”, se deja en evidencia la forma en la que el Ejército estaría ejecutando seguimientos a periodistas, entre los que se destacan algunos comunicadores internacionales y alrededor de 130 personas estarían en la mira en situaciones que fueron rotuladas como “perfilaciones”, y “trabajos especiales”, y habría información como correos electrónicos, direcciones, datos de familiares y contactos, entre otros.

Según reveló el medio de comunicación, unidades involucradas habrían recibido ayudas económicas de una agencia de inteligencia extranjera, donde rubros habrían sido utilizados para la adquisición de herramientas de espionaje, en una seguidilla de actividades cuando Nicacio Martínez, se desempeñaba como comandante del Ejército.

Convierta a BLU Radio en su fuente de noticias

“Como parte de la cooperación, esa agencia de inteligencia extranjera entregaba a los batallones de ciberinteligencia aproximadamente 400.000 dólares anuales para adquirir equipos y herramientas informáticas”, relata la publicación, donde cita una fuente que señala, que, algunos militares se quedaban con parte de dinero, y fabricaban informes ficticios para legalizar recursos con estadounidenses.

Luego de una publicación del The New York Times, en la que el periodista Nick Casey puso en la mesa información que dejó contra las cuerdas al Ejército, revelando que existía una serie de formatos en los que comandantes debían escribir un estimado de número de bajas, se habría recopilado datos del comunicador y su círculo, situación similar que pasaría días después con otros colegas tanto de los Estados Unidos como en Colombia.

Además de Casey, en la información quedan nombres como Lynsey Addario, foto periodista de National Geographic, con una carpeta denominada “Trabajo Especial”, el fotógrafo Stephen Ferry y entre otros, el nombre de la periodista colombiana María Alejandra Villamizar, perfilada en una de las carpetas con datos de sus labores, hasta datos de vehículos, e incluso, infracciones de tránsito; el actual reportero de The Wall Street Journal, Jaun Forero, y otros más.

Publicidad

Entre tanto, SEMANA, menciona el caso de un periodista de BLU Radio, a quien por protección omite su identidad, quien estaría en una de las páginas que incluyen las carpetas que hoy, nuevamente, deja envuelto al Ejército en un escándalo.

“No solo los grandes medios fueron objeto de estas actividades. Uno de los casos más llamativo es el de Rutas del Conflicto, un medio alternativo especializado en investigaciones relacionadas con temas de corrupción y orden público, algunas de los cuales publica en alianzas con medios tradicionales. Liderados por Óscar Parra, se trata de una docena de periodistas que no superan los 30 años de edad. La mayoría de ellos también fueron objeto de estos perfiles. Así mismo, existe una carpeta de La Liga Contra el Silencio, creada en 2016 como una iniciativa de la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip) y de la cual forman parte periodistas propios y de otros 15 medios dedicados a publicar investigaciones”.

Al conocerse esta información, el ministro de Defensa Carlos Holmes Trujillo, anunció que fueron retirados de su cargo once oficiales, mientras que un general, anunció su retiro.

 

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias

Vea también:

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO