Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
No activar
Activar

Publicidad

Ataques de disidencias en suroccidente del país desnuda grave crisis de paz total de Petro

Por ahora, la única esperanza de éxito de la paz total está puesta en los diálogos que comenzarán el próximo 25 de junio en Caracas, Venezuela, con la Segunda Marquetalia, cuyo máximo cabecilla es alias 'Iván Márquez'.

Ataque en el centro de Jamundí.
Ataque en el centro Jamundí.
Suministrada.

Hoy, casi 2 años después de su posesión, la política de paz total del presidente Gustavo Petro está “haciendo agua” y corre el riesgo de fracasar por la clara falta de voluntad de los grupos criminales, sumado a la ausencia de un camino jurídico claro para narcos y otros delincuentes comunes y por cuenta de la arremetida del gobierno contra el acuerdo con las Farc.

Las disidencias que hace dos años estaban unificadas bajo el liderazgo de alias 'Iván Mordisco', hoy están divididas en dos: un grupo avanza en una violenta arremetida terrorista que pone en entredicho el control de las Fuerzas Armadas sobre amplias zonas de Cauca, Valle del Cauca y Nariño, mientras que el otro grupo, cuyo máximo cabecilla es alias 'Calarcá', en teoría se mantiene en una mesa de diálogos con el Gobierno y en cese del fuego bilateral, pero con denuncias en su contra de extorsiones a comerciantes en Neiva y otros municipios y con una clara posición pública de que aún si llegaran a la firma de un acuerdo de paz, no dejarían las armas.

Por el lado del ELN, el futuro de las negociaciones de paz es incierto, porque aunque recientemente se firmó un acuerdo para avanzar en el primer punto de la agenda, esa guerrilla se apresta a una reunión de sus cabecillas para buscar una posición unificada frente al futuro de los diálogos de paz, que han sido puestos en entredicho por los diálogos regionales que autorizó el Gobierno Nacional con una facción que delinque en el departamento de Nariño.

Por el lado de los narcos puros, el Clan del Golfo sigue expandiendo su poder criminal hacia diferentes regiones del país por medio de la extorsión y de atentados como el ocurrido recientemente en Morales, sur de Bolívar, mientras que por el lado de Los Pachenca, siguen mandando en Magdalena, instrumentalizando a la población que habita en las estribaciones de la Sierra Nevada, para que presionen al gobierno a decretar una tregua.

Publicidad

Y como si todo eso fuera poco, el presidente Gustavo Petro ha decidido emprender una campaña en contra del acuerdo de paz firmado entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos que permitió el desarme de las Farc, lo cual genera muchas dudas y críticas sobre las pobres cifras de implementación de lo acordado, al punto que Santos dijo en Blu Radio que incluso el gobierno de Iván Duque tuvo mejores indicadores en ese sentido que el gobierno actual.

Por ahora, la única esperanza de éxito de la paz total está puesta en los diálogos que comenzarán el próximo 25 de junio en Caracas, Venezuela, con la Segunda Marquetalia, cuyo máximo cabecilla es alias 'Iván Márquez', quien exigió como condición para sentarse a negociar, que el gobierno reconociera el supuesto entrampamiento en su contra. El lío con esa negociación es que Márquez y su gente no podrá someterse a la JEP, por haber sido expulsados de esa jurisdicción.

Publicidad

  • Publicidad