Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

El 'Soy colombiano' de Anthony Hopkins nos llena de orgullo, pero no nos hace olvidar los desafíos

Es negativo el orgullo cuando nos lleva a absolutizar lo que somos, a convertirnos en nuestro propio punto de referencia para todo, a creernos perfectos y pretender desconocer a los otros.

Alberto Linero
Alberto Linero
Foto: cortesía

Creo que el orgullo no es algo negativo si lo que llamamos orgullo es la emoción que brota por el reconocimiento de nuestras capacidades y habilidades , sin necesitar creernos más que los demás y siendo conscientes de los desafíos que a diario enfrentamos tanto por nuestras limitaciones como por los conflictos que vivimos.

Es negativo el orgullo cuando nos lleva a absolutizar lo que somos, a convertirnos en nuestro propio punto de referencia para todo, a creernos perfectos y pretender desconocer a los otros.

No tengo miedo en decir que me siento orgulloso de ser colombiano, pero tampoco temo admitir que eso no me hace creer que vivimos en el paraíso.

Las cifras de masacres, de muerte de líderes sociales, las noticias de corrupción, la desigualdad y tantas otras manifestaciones de nuestra injusticia generalizada que nos exigen actitudes y acciones concretas, no se borran por celebrar algún rasgo de nuestra identidad pero si nos muestran que somos más que nuestros conflictos.

Somos también todo lo bueno que hacen muchos compatriotas. Somos nuestras asombrosas riquezas naturales. Somos el esfuerzo de muchos porque la situación de otros sea diferente.

Publicidad

Este martes el gran actor Sir Anthony Hopkins publicó un video titulado 'melodías de martes' en el que intentaba bailar el merengue “Algo en tu cara me fascina” de Elvis Crespo y en un punto dice: "Soy colombiano". El vídeo de 15 segundos tiene 1.135.853 reproducciones y más de 15 mil comentarios, se volvió tendencia en las redes.

Algunos le recordaban que la canción era un merengue dominicano, cantada por un puertoriqueño mientras él se declaraba colombiano, a lo cual su esposa, la colombiana Stella Arroyave de 64 años y nacida en Popayán, respondió “Por supuesto. Él es puro Caribe”.

Solo es un hecho más de la agitada vida de las redes sociales que seguro no tendrá mayor importancia. No se compara con los desafíos que como individuos y sociedad tenemos, pero sí puede ser un buen pretexto para que muchos colombianos renovemos nuestro sentimiento de orgullo por nuestra tierra y nos comprometamos en luchar por vivir en un país más justo, más equitativo en el que todos tengan oportunidades reales para realizar su proyecto de vida y en el que podamos convivir sanamente. Un pretexto para fortalecer esos valores éticos y morales que nos permitan construir una mejor sociedad.

Entiendo que necesitamos sentido crítico frente a todo lo que nos está hundiendo en las peores situaciones, pero a la vez creo que tenemos que ser capaces de construir respuestas, y que desde nuestras decisiones políticas y acciones cotidianas podemos contribuir efectivamente a que este nuestro país esté mucho mejor de lo que hoy está. Yo, como tantos, estoy orgulloso de ser colombiano.

Escuche la reflexión y el análisis de Alberto Linero en Mañanas BLU:

Publicidad

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias