Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
No activar
Activar

Publicidad

En nuestra vida hay muchos milagros a diario y a veces no somos capaces de comprenderlos

El milagro no es que el sol no salga algún día, sino que salga todos los días.

Alberto Linero.jpeg
Alberto Linero
Foto: cortesía Alberto Linero

Creo en los milagros. Pero no los entiendo como acciones que suspenden o contradicen las leyes naturales para favorecer a algunos humanos gracias a la intervención de la divinidad. Como expuse en mi libro Espiritualidad para Humanos: “Creo que un milagro es una de esas situaciones humanas en las que descubro bondad, alegría, sentido y fuerza cuando todo estaba perdido o no había muchas posibilidades de comprensión. Algunas veces son situaciones muy sencillas y lógicas que hacen estallar en el corazón la certeza de que la vida vale la pena y tiene sentido. Otras veces son manifestaciones que no alcanzo a entender ni a explicar en ese momento -lo cual no significa que carezca de una explicación, así en ese momento no sea clara-, pero que me permiten seguir adelante con seguridad”, cierro cita.

En nuestra vida hay muchos milagros a diario y a veces no somos capaces de comprenderlos por estar esperando lo excepcional y extraordinario. Hablo hoy sobre esto, porque fue lo que todos por un momento creímos que había sucedido ayer con los 4 niños que se encuentran perdidos en la selva por culpa del accidente que sufrió la avioneta donde se transportaban. La noticia anunciada por el presidentenos hizo creer que un milagro había acontecido. A esta hora no se ha podido comprobar su veracidad y seguimos esperando que los niñosaparezcan con vida y en buen estado de salud.

Espera que implique el trabajo disciplinado y fuerte y la confianza con la que se vive. El creer en los milagros no nos exonera de todo el trabajo que tenemos que realizar para lograr que sean una realidad. Trabajar con todos los recursos posibles y confiando en que la vida siempre es fuerte y se sobre pone a toda dificultad. Esperando que todas esas pistas nos lleven a una buena noticia.

Vivo siempre desde la esperanza. Confiando que el futuro siempre puede ser mejor. La vida solo tiene sentido si la vivimos con optimismo y firmeza, trabajando desde la certeza que todo puede estar bien. Confiando en los recursos existenciales de los niños y en que se sumen situaciones para que como país podamos celebrar una buena noticia. Recordemos que el milagro no es que el sol no salga algún día, sino que salga todos los días.

Publicidad

Le puede interesar:

  • Publicidad