Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
No activar
Activar

Publicidad

¿En qué etapa de la vida somos más felices?

Según el psiquiatra Wladinger ellos han aprendido que la felicidad está más relacionada con las relaciones afectivas que se tienen que con el trabajo o las posesiones.

Alberto Linero.jpeg
Alberto Linero
Foto: cortesía Alberto Linero

Algunos dirán que en la infancia otros que en aquella en la que están. No faltara el que crea que todavía no ha llegado esa etapa. En mi caso creo que, si entiendo la felicidad como una manera de ser y estar en el mundo de armonía interior, de creer que la vida es plena y vale la pena vivirla diría que este momento adulto en el que estoy es el más feliz.

La Universidad de Harvard publicó un estudio que venía realizando desde 1938 con 724 adultos, estudiante de la institución y personas de barrios pobres de Boston, titulado El estudio de desarrollo de adultos’, dirigido por el psiquiatra Robert Waldinger y el psicólogo Marc Schulz.

Según el psiquiatra Wladinger ellos han aprendido que la felicidad está más relacionada con las relaciones afectivas que se tienen que con el trabajo o las posesiones.

A este respecto comentó: “Hemos aprendido tres cosas sobre las relaciones: la primera es que las conexiones sociales nos hacen bien y que la soledad mata. La segunda lección es que no tiene que ver con la cantidad de amigos que tenemos, ni tampoco con que tengamos pareja, lo importante es la calidad de las relaciones cercanas. Y la tercera lección es que las buenas relaciones no solo protegen el cuerpo, sino también nuestro cerebro”.

Publicidad

Pero tal vez lo que más me llamó la atención es que ellos creen que a partir de los 60 años la gente es más feliz porque según dicen en esta edad: “tenemos el sentido de los límites de la vida y de que la muerte es algo real y eso nos hace más felices, porque cambiamos nuestras vidas. Nos quitamos obligaciones de encima, amistades que no nos hacen falta o reuniones que no nos gustan”.

El estudio me deja dos conclusiones: Cuidar mis relaciones y disfrutar el momento que vivo.

Publicidad

  • Publicidad