Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Hay que vacunarse contra el COVID, tenemos que ser responsables: opinión de Alberto Linero

Son muchos los mitos en torno a la vacunación, pero no podemos dar por cierto todo lo que oímos de personas tan ignorantes en el tema como nosotros.

alberto linero - suminitrada.jpeg
suministrada

Me llamó mi tía, una señora de 74 años con diabetes. Me dijo con voz segura y decidida que no se va a vacunar. Le pregunté ¿por qué? Y me aseguró que esa vacuna es un ensayo, que no se ha demostrado su seguridad y que le parece muy sospechoso que haya sido creada tan rápidamente, cuando otras han demorado muchos años para ser inventadas.

Traté de explicarle las conveniencias de que una persona como ella se vacune y cómo hay un respaldo científico muy serio detrás de cada una de las vacunas autorizadas. Ella no quedó muy satisfecha y acordamos volver a hablar.

Inmediatamente entré a internet y encontré que son muchos los mitos en torno a la vacunación: desde los que imaginan la pandemia como una gran conspiración, hasta los que encuentran razones biológicas, pasando por los que aducen argumentos religiosos para evitar vacunarse.

La experiencia vivida con mi tía me hace insistir en la necesidad de informarnos en fuentes seguras e idóneas, saber contrastar los comentarios que recibimos con científicos expertos en el tema y entender la importancia personal, familiar y social de vacunarnos. No podemos dar por cierto todo lo que oímos de personas tan ignorantes en el tema como nosotros. En las distintas páginas especializadas en este asunto se ha dejado claro que:

- Ninguna de las vacunas contra el COVID-19 autorizadas y recomendadas, ni las que actualmente se están desarrollando en los Estados Unidos, contiene el virus vivo que causa el COVID-19. Esto significa que las vacunas no pueden propagar la enfermedad.

- Las vacunas de ARN mensajero les enseñan a nuestras células a generar una proteína que desencadena una respuesta inmunitaria. El ARNm de las vacunas contra el COVID-19 nunca ingresa al núcleo de la célula, donde se encuentra nuestro ADN, esto significa que el ARNm no puede afectarlo, ni interactuar con él de ninguna forma. En su lugar, estas vacunas funcionan con las defensas naturales del organismo para generar inmunidad a la enfermedad de manera segura.

Publicidad

- Durante la fase de aprobación, el compuesto activo BNT162b2 de BioNTech, de Alemania, y Pfizer, de EE. UU, no hubo ningún efecto secundario grave. Las reacciones típicas a la vacuna como cansancio y dolor de cabeza, fueron menos frecuentes y más débiles en pacientes de mayor edad.

Somos libres de decidir qué hacer con nuestras vidas, pero también somos responsables de nuestra existencia y de la de los que están cerca, por eso: hay que vacunarse.

Escuche la reflexión y el análisis de Alberto Linero en Mañanas BLU:

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias

Vea también:

Publicidad

Al continuar la navegación, el usuario autoriza que el portal web, propiedad de Caracol Televisión S.A., haga uso de Cookies de acuerdo con esta Política .
ENTENDIDO