Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Para ganar hay que saber planear, el triunfo no es hijo de la improvisación: Alberto Linero

Este domingo se jugó la final del fútbol colombiano entre Millonarios y Tolima. Me quedaron varias lecciones para la vida.

Alberto Linero
Alberto Linero
Foto: BLU Radio

Estoy seguro que la cotidianidad es la mayor fuente de aprendizajes para nuestro crecimiento personal. No podemos vivir en automático y despreciar algunas situaciones diarias, como si no nos enseñaran a ser mejores personas.

Siempre hay lecciones de vida en todo lo que pasa, se requiere una pausa, una buena reflexión y obtener tareas precisas de lo que vamos viviendo. Estoy atento a encontrar lecciones de todo lo que sucede, aunque algunas de esas situaciones no parezcan tan importantes como otras para la sociedad.

Este domingo se jugó la final del fútbol colombiano entre Millonarios y Tolima. Habían empatado en Ibagué y se jugaba acá en Bogotá el último partido. Muchos hinchas albiazules creían que la localía iba a pesar y que ganarían su estrella número 16; pero no fue así, y después de un partido muy disputado, el Tolima ganó y se alzó con el trofeo de campeón, agregando una tercera estrella a su escudo. Me quedaron varias lecciones para la vida:

1. El trabajo, la disciplina y la tenacidad no pueden estar ausentes en cualquier proyecto. El equipo “pijao” mostró estos valores dentro de la cancha, y sumado a su talento como equipo, pudo superar al equipo embajador. A veces muchos quieren ganar, en cualquier empresa, en la vida, sin esos valores tan despreciados por el triunfalismo.

2. La planeación y la elección de la estrategia a usar, en un lance como este, es fundamental. Así lo demostró ayer el profe Hernán Torres, quien decidió presionar constantemente a Millonarios, rompiendo con cualquier idea de que en Bogotá, por la altura, no se puede elegir ese tipo de estrategia. Lo hizo y le salió. Aquí una lección fuerte: para ganar hay que saber planear; el triunfo no es hijo de la improvisación.

Publicidad

3. Me ha gustado el reconocimiento de las posibilidades de Millonarios por parte de su hinchada. Claro que duele perder, pero también hay que ser consciente de las posibilidades reales que se tienen, y la verdad, con lo que tenían a nivel futbolístico, el profe Gamero hizo una excelente campaña y eso hay que reconocerlo, aunque no sirva para sanar el dolor de la derrota.

Al final queda para la anécdota la leyenda de que “jugador que toca la copa antes del partido, no la gana”. Ayer volvió a pasar: Pereira la tocó y terminaron perdiéndola. Para mí eso no es más que folclor futbolístico, porque no creo en la suerte, sino en el trabajo.

Escuche la reflexión de Alberto Linero en Mañanas BLU:

Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias Convierta a Blu Radio en su fuente de noticias