Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

"Se tiene que pasar del buen discurso a la atención inmediata": Linero sobre la educación

No podemos pretender vivir en paz si no somos capaces de permitir que los niños, niñas y jóvenes puedan acceder a un proceso de enseñanza-aprendizaje de calidad y que responda a los desafíos que viven particularmente.

Alberto Linero.jpg
Alberto Linero
Foto: Instagram @PLinero

Parece un disco rayado decir que la educación es lo más importante en la realización personal y social. Pero cada vez nos encontramos con más dificultades en el proceso escolar. No sólo la calidad, sobre todo en algunos lugares apartados de las ciudades, sino que ahora nos enfrentamos con el tema de la deserción.

Según el Ministerio de Educación,más de 473.000 niños y jóvenes han dejado las aulas en los últimos seis meses y, según la Universidad Javeriana, con su laboratorio de economía, tiempo atrás habían salido del sistema otros 333.000 alumnos. Las razones van desde la pobreza, el trabajo infantil y el embarazo adolescente hasta la falta de motivación.

Tristemente las zonas ruralesson las que más se encuentran afectadas por el proceso de deserción; en algunos casos la delincuencia y el reclutamiento forzado son factores determinantes para que los estudiantes abandonen el proceso. Se tiene que pasar del buen discurso a la atención inmediata de este problema. No podemos pretender vivir en paz si no somos capaces de permitir que los niños, niñas y jóvenes puedan acceder a un proceso de enseñanza-aprendizaje de calidad y que responda a los desafíos que viven particularmente.

Se requiere un seguimiento a los estudiantes que tienen un alto riesgo de abandono, para ello hay que tener un acompañamiento personal que vaya más allá de la revisión de los estándares cognitivos y permita conocer el desarrollo socioemocional que ellos tienen. Hay que propiciar, desde la motivación y las buenas herramientas pedagógicas, que los estudiantes quieran participar del proceso, descubriendo las ventajas que este tiene.

Publicidad

Hay que generar una articulación entre escuela-hogar que permita tener contextos sanos y apropiados para el camino escolar. Esto implica no sólo una buena infraestructura, unas buenas condiciones para los maestros, sino que también se responda a las expectativas que ellos, los niños, niñas y jóvenes tienen. La inequidad, que tantos problemas genera, arranca aquí en el acceso a la educación y en el esfuerzo que se mantengan en el proceso. Sin verdaderos resultados en estos, los discursos bellos sobre la educación no sirven para nada.

Escuche la opinión de Alberto Linero:

Publicidad

  • Publicidad