Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Crítico de The New York Times viajó en TransMilenio y sacó varias conclusiones: esto dijo

El artículo de Kimmelman, titulado 'How one city tried to solve gridlock for us all', resalta la innovadora idea detrás de TransMilenio, afirmando que "los autobuses rápidos han sido un éxito notable".

25415_TransMilenio - AFP
TransMilenio - AFP

En un análisis realizado por el crítico de arquitectura Michael Kimmelman para The New York Times, TransMilenio, el sistema de transporte masivo de Bogotá, es considerado como un "éxito notable" después de más de dos décadas de operación.

A pesar de este reconocimiento, Kimmelman destacó los desafíos persistentes que enfrenta la capital colombiana en términos de congestión vehicular y estancamiento, y cómo estas cuestiones han llevado a considerar la construcción de un metro como la próxima solución.

Poco después del éxito inicial del TransMilenio, los usuarios empezaron a experimentar situaciones de hacinamiento en unidades que eran como unas latas de sardinas sofocantes, averiadas y mal supervisadas.

Desde su inicio en diciembre de 2000, TransMilenio se ha convertido en un emblema de Bogotá, transformando la movilidad de sus ciudadanos y cubriendo 114 kilómetros con 12 líneas de autobuses rápidos. El artículo de Kimmelman, titulado 'How one city tried to solve gridlock for us all', resalta la innovadora idea detrás de este sistema, afirmando que "los autobuses rápidos han sido un éxito notable".

Bogotá todavía sufre de atascos o, como se les dice localmente, trancones, porque su sistema vial es un enigma, pero desde cualquier punto de vista sensato, los autobuses rápidos han sido un éxito notable, considerando la rapidez con la que nació la red y a cuántas personas sigue atendiendo. Como tantos sistemas públicos en todo el mundo, desde los viajes aéreos globales hasta el metro de Nueva York, es problemático, exasperante e indispensable.
aseguró

Sin embargo, a pesar de su éxito inicial, Kimmelman señala que, después de dos décadas, Bogotá sigue lidiando con trancones y estancamientos. La respuesta propuesta por las autoridades locales es la construcción de un metro, una idea que ha estado en debate desde la década de 1940. Según The New York Times, el nuevo metro no reemplazaría a los autobuses rápidos, sino que funcionaría en conjunto con ellos.

Publicidad

En una entrevista con la alcaldesa saliente Claudia López, esta reconoció que TransMilenio fue un logro que mejoró significativamente los viajes de la ciudadanía, pero también afirmó que el sistema ha alcanzado su máximo potencial y se le está exigiendo demasiado. la mandataria sostuvo que la nueva esperanza para la movilidad en Bogotá reside en la construcción del metro, con una fecha de finalización proyectada para 2028.

La conclusión de Kimmelman es que, a pesar de los problemas persistentes en el sistema vial de Bogotá, TransMilenio puede considerarse un "éxito notable" en términos de la cantidad de personas que transporta. No obstante, destaca que, como muchos sistemas de transporte público en todo el mundo, es problemático, exasperante e indispensable.

La experiencia de Bogotá refleja una verdad básica sobre la infraestructura: que ejecutar cambios significativos requiere trabajar en una escala de tiempo más larga de lo que la política, y la paciencia pública, normalmente permiten. Pero este es un momento urgente
dijo Kimmelman

Publicidad

Le puede interesar:

  • Publicidad