Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
No activar
Activar

Publicidad

Bebé habría muerto asfixiado por una semilla de mamón en Atlántico

La trágica muerte del niño de un año y medio en el municipio de Candelaria, sur del Atlántico, se dio, al parecer, por asfixia de manera accidental con el fruto.

niño asfixia por pepa de mamón
Foto: Blu Radio Caribe

En una desgarradora situación, un niño de tan solo un año y medio habría perdido la vida en el Hospital de Candelaria, en Atlántico.

El menor fue llevado por su madre, quien lo sostenía en sus brazos, debido a que se estaba ahogando con una semilla de mamón (mamoncillo). A pesar de los esfuerzos del personal médico en la sala de reanimación, el cuerpo del pequeño no respondió.

Según el informe de la Policía en el Atlántico, el niño ingresó al centro asistencial sin signos vitales.

La madre explicó a las autoridades que el trágico incidente ocurrió en su hogar, ubicado en el corregimiento de Leña en Candelaria, al sur del Atlántico, cuando el niño habría ingerido accidentalmente una semilla de mamón.

Publicidad

Ante esta lamentable pérdida, el centro de salud notificó el caso a la Comisaría de Familia de Candelaria, y se informó al personal de investigación criminal de Sabanalarga, quienes coordinaron la realización de la inspección técnica del cadáver para esclarecer los detalles de este trágico suceso.

Este desafortunado incidente pone en relieve la importancia de la prevención y la seguridad en el entorno de los niños. Para evitar casos similares, es fundamental que los padres y cuidadores estén atentos y tomen las siguientes precauciones:

  1. Supervisión constante: Los niños pequeños deben estar bajo supervisión continua para prevenir accidentes y reaccionar rápidamente en caso de emergencia.
  2. Mantener objetos peligrosos fuera del alcance: Asegúrese de que objetos pequeños, como semillas, monedas o cualquier objeto que pueda representar un riesgo de asfixia, estén fuera del alcance de los niños.
  3. Educar sobre los riesgos de asfixia: Enseñe a los niños sobre los peligros de colocar objetos en la boca y la importancia de no hacerlo.
  4. Alimentación segura: Alimente a los niños con alimentos adecuados para su edad y asegúrese de que sean apropiados en tamaño y textura para evitar el riesgo de atragantamiento.
  5. Mantener un entorno seguro: Asegure los muebles y objetos que puedan representar un peligro de caída o lesiones. Además, evite el acceso a productos químicos y sustancias tóxicas.
  6. Capacitación en primeros auxilios: Es fundamental que los padres y cuidadores estén capacitados en técnicas de primeros auxilios, especialmente en casos de asfixia, para poder actuar rápidamente y de manera efectiva en situaciones de emergencia.

Le puede interesar:

Publicidad

  • Publicidad