Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

El régimen de Maduro instala nuevo Parlamento en Venezuela, mientras Guaidó intenta resistir

El exministro Jorge Rodríguez asumió la presidencia de la corporación. En la directiva, que también se renueva este año, acompañan a Rodríguez la exministra Iris Varela y el simpatizante del chavismo Didalco Bolívar.

Nicolás Maduro y Juan Guaidó
Nicolás Maduro y Juan Guaidó
Fotos: AFP

Un nuevo Parlamento con amplio control del chavismo se instaló este martes en Venezuela, tras unas elecciones boicoteadas por la oposición liderada por Juan Guaidó, que con respaldo internacional intentará mantener un congreso paralelo con la dirigencia saliente.

El gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y sus aliados ocupan ahora 256 de los 277 escaños de la unicameral Asamblea Nacional, que los últimos cinco años fue el único poder en manos de la oposición.

Maduro recuperó el control del congreso en los comicios del pasado 6 de diciembre, tildados de "fraude" por el grueso de la oposición, encabezada por Guaidó, que como jefe parlamentario reclamó en enero de 2019 la presidencia encargada de Venezuela con reconocimiento de medio centenar de países, entre ellos Estados Unidos.

El exministro Jorge Rodríguez asumió la presidencia de la corporación. En la directiva, que también se renueva este año, acompañan a Rodríguez la exministra Iris Varela y el simpatizante del chavismo Didalco Bolívar, un viejo líder del céntrico estado de Aragua.

El movimiento era esperado desde que que, este lunes, el considerado número dos del chavismo, Diosdado Cabello, anunciara que propondrían a Rodríguez, un psiquiatra de profesión de 55 años, como jefe de la Cámara.
Fue precisamente Cabello quien sometió a la consideración del pleno la aprobación de esta directiva.

Publicidad

Tras ser seleccionado por los 256 diputados chavistas, de un total de 277 que conforman el pleno, Rodríguez, Varela y Bolívar saludaron y agradecieron el voto de confianza.

Cuestionadas elecciones

La legislativas de diciembre --que registraron una abstención que rozó el 70% en medio de llamados de Guaidó y sus aliados de no participar-- tampoco fueron reconocidas por Washington y la Unión Europea, al considerar que no ofrecían garantías suficientes para la participación de la oposición.

Cuestionamientos al margen, de facto, el acto de instalación del ciclo legislativo 2021-2026 puso fin al quinquenio de mando opositor, tras su arrollador triunfo en las elecciones de 2015.

Ese Parlamento fue neutralizado por el oficialista Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que consideró nulas todas sus decisiones tras declararlo en desacato poco después de instalado.

Y terminó sustituido en la práctica por una Asamblea Constituyente 100% chavista que se instaló en 2017 y que después de que el PSUV ganara las últimas legislativas decidió levantar sus funciones.

Publicidad

"No es un capricho"

Guaidó se juramentó presidente interino de Venezuela después de que la mayoría opositora del parlamento declarara "usurpador" a Maduro, acusándole de haber sido reelecto fraudulentamente en 2018.

Ahora, alegando que las parlamentarias de 2020 fueron inválidas, los legisladores que le siguen aprobaron el 26 de diciembre (con el voto salvado del tradicional partido Acción Democrática, del exjefe parlamentario Henry Ramos Allup) la "continuidad" de la vieja Asamblea Nacional opositora mientras no se realicen elecciones presidenciales y legislativas "libres, justas y verificables".

Cuatro días después el TSJ la anuló.

"La continuidad constitucional del Parlamento no es un capricho, es un deber (...) al no haber existido una elección", justificó Guaidó en un video que divulgó en redes sociales.

Para el analista Luis Vicente León, director de la encuestadora Datanálisis, esa tesis "no tiene aceptación universal" por no estar expresamente en la Constitución.

Publicidad

"Lo relevante es si sirve o no para mantener articulación interna y soporte internacional" a Guaidó, subraya.

"Se acaba la era Trump"

El fin del parlamento opositor en Venezuela coincide con el ocaso de la presidencia estadounidense de Donald Trump, principal aliado de Guaidó. Bajo su administración, la Casa Blanca impuso sanciones financieras a Venezuela y su estatal petrolera PDVSA para intentar desplazar del poder a Maduro, al que el magnate republicano tacha de "dictador".

Ya Maduro ha hecho varios llamados a diálogo dirigidos al sucesor de Trump, el demócrata Joe Biden, que llega el 20 de enero a la Casa Blanca.

"Una parte importante de la oposición ha adoptado la visión extremista impuesta desde Washington en esta era Trump (...). Se acaba la era Trump y vamos a ver cómo reacciona esa parte de la oposición", manifestó el mandatario en una reciente entrevista transmitida por la cadena de televisión Telesur.

Por lo pronto, entre amenazas de cárcel contra Guaidó y los diputados que impulsan la idea de la "continuidad" del Parlamento, Maduro prometió mano dura: "No me temblará el pulso".

Publicidad

Escuche esta información en Mañanas BLU 10:30, cuando Colombia está al aire:

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.