Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

La angustia de colombiana por secuestro de su esposo a manos de Hamás: “Espero que regrese vivo”

El hombre está sometido, amarrado de pies y manos, golpeado, humillado por estos hombres que lo tienen en algún lugar allí de la franja de Gaza, esto desde que inició la guerra.

Franja de Gaza
Franja de Gaza
Foto: AFP.

Rebecca González, colombiana y esposa de un ciudadano israelíy quien en este momento está secuestrado por el grupo extremista Hamás, de hecho, las imágenes de ese secuestro le dan la vuelta al mundo, reveló en Mañanas Blu el drama que ella y su familia viven desde el secuestro de su esposo.

El hombre está sometido, amarrado de pies y manos, golpeado, humillado por estos hombres que lo tienen en algún lugar allí de la franja de Gaza,esto desde que inició la guerra.

González pidió la liberación de su esposo, hace un llamado al grupo extremista, pide que dejen por fuera de la guerra a los civiles, que no tienen nada que ver en ese conflicto y sí están quedando en medio de los enfrentamientos, además contó que desde el video que ya se ha hecho viral en redes no ha habido ninguna prueba de vida de su esposo.

Contó que espera que desde Colombia le otorguen la nacionalidad a su esposo, que, pese a que no lo tenían planeado, la situación los lanza a esa posibilidad. En ese sentido, reveló que incluso ha enviado cartas a la Presidencia con el fin de poder agilizar el proceso de entrega de nacionalidad a su esposo, exonerándolo de varios requisitos, teniendo en cuenta la coyuntura de la guerra.

Publicidad

Sobre el esperado regreso de su esposo, con la voz entrecortada, dijo que espera que regrese con vida, sano y salvo.

“Yo solamente espero que él en este momento regrese vivo, regrese sano y que tengamos el tiempo para recuperarnos, porque sé que tengo que curar a alguien que viene con un trauma. Viene con miedos, va a venir con dolor. Son cuarenta y seis días en los que él puede que ni siquiera haya visto el sol, que puede que no tenga ni siquiera una cobija en que arroparse en la noche”, dijo.

Publicidad

Vea aquí le entrevista:

  • Publicidad