Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

El ‘jalón de orejas’ del general Wilson Chawez a coronel por informe de erradicación de cultivos

El general Chawez deberá explicar una acalorada conversación que tuvo con un coronel por un informe de erradicación de cultivos ilícitos.

Wilson Neyhid Chawez Mahecha Foto Ejército Nacional.jpg
Wilson Neyhid Chawez Mahecha //
Foto: Ejército Nacional

BLU Radio tiene en su poder una conversación entre el general Wilson Neyhid Chawez Mahecha, subjefe de Estado Mayor de Operaciones Conjuntas de las Fuerzas Militares, y el coronel (r) Faiver Molina Quisaboni, en la que se discrepa por un informe de erradicación que se elaboró y presentó en el Ministerio de Defensa , en el que habla de inconsistencias en la cantidad de hectáreas de cultivos de coca que reportaba el Ejército en el 2020.

La conversación es de septiembre del 2020, en un contexto en el que se hablaba de falsos positivos de erradicación de coca, cuando el general Chawez era el jefe de Operaciones del Ejército Nacional .

Publicidad

La historia empezó en enero del 2020 cuando el coronel Faiver Molina hacía parte del Grupo de Drogas Terrorismo y Medio Ambiente del Ministerio de Defensa y realizaba seguimiento al uso de los equipos “Trimble” en el proceso de erradicación de cultivos de coca. Su misión era cruzar la información suministrada por el Ejército al Ministerio de Defensa, con la información de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y con la de INL de la Embajada de los Estados Unidos; esto con el fin elaborar informes sobre cómo iba la erradicación de cultivos ilícitos en el país.

¿Qué decía el polémico informe sobre la erradicación?

El informe del Ministerio de Defensa, elaborado por el grupo del coronel Molina, revelaba, entre otras cosas, que, entre enero y septiembre del 2020, el Ejército le había reportado al Ministerio de Defensa que sus soldados habían erradicado 30.822 hectáreas; sin embargo, en la plataforma Simci, que es a donde llegan los datos reportados en el sistema Trimble y que es lo único que avala la ONU, solo habían reportado el 9 % de ese valor, es decir, solo aparecían erradicadas 2.812 hectáreas en ese lapso. Es decir que las cifras eran desiguales, casi al cerrar el año.

Incluso, dice el documento, 107 equipos Trimble que pertenecían al Ejército estaban inactivos, es decir, no habían realizado capturas ni reportes de hectáreas erradicadas durante el 2020.

Publicidad

Otro de los datos que vale la pena resaltar del informe es que de las 2.812 reportadas como erradicadas en la plataforma SIMCI, solo se validaron 1.435 hectáreas y otras 48 más estaban en proceso de validación. El resto fueron declaradas por los expertos como inválidas, erradas o incompletas. Este dato, por ejemplo, podría referir que a los soldados les faltaba capacitación en el manejo de los Trimble.

Documento 1 Charry.jpeg

Publicidad


Haber reportado las inconsistencias sobre la erradicación de cultivos ilícitos a sus superiores en el MinDefensa y al coronel Eduardo Alberto Arias Rojas, director de operaciones contra el narcotráfico del Ejército, le trajo un fuerte llamado de atención al coronel Faiver Molina por parte del general Wilson Chawez, el cual quedó grabado. A raíz de esa conversación y de un supuesto acoso laboral que lo puso por fuera de la institución, el coronel Molina denunció a los mencionados por amenazas, constreñimiento, entre otros.

Documento 2 Charry.jpeg

Luego, en septiembre del 2020, después de la presentación del polémico informe, el coronel Molina fue citado a las oficinas la Jefatura de Estado Mayor de Operaciones (JEMOP), y ahí se reúne con el general Chawez. La reunión quedó grabada en un audio en poder de BLU Radio.

La conversación entre el general Chawez y el coronel Molina

Publicidad

En la conversación, el general Chawez discrepa al coronel por las cifras puestas en el informe del Ministerio de Defensa y le dice, en primer lugar, que el documento afecta a la fuerza y que la fuente del informe debe ser la Dirección Contra el Narcotráfico del Ejército.

“(…)¿cuánto lleva trabajando en esa oficina? ¿en dónde había estado antes? Mire, yo le pido un favor a usted muchacho, esos informes que usted me emitió, muy juiciosos, con fuentes reales, las fuentes son estas, es mi dirección contra el narcotráfico, usted no se puede inventar, no puede decir cosas que no son, usted primero es del Ejército y todo lo que usted diga en el Ministerio de la Defensa en contra de la Fuerza, pues perjudica a la Fuerza, no perjudica a los políticos, perjudica es a la Fuerza, entonces para que usted me hace el favor, todo lo que usted genere ahí, si necesita la fuente, viene a, la fuente primaria que es mi Dirección Contra el Narcotráfico (…)”, empieza el general Chawez.

Publicidad

Luego, el tono de la conversación sube. El general le dice que con ese informe les hace mucho daño y que en el Ejército ya tienen suficientes problemas para que le traiga uno más. El general Chawez reitera que si necesita información para elaborar los documentos debe consultarlos a ellos. Incluso, le dice que le está maltratando la imagen institucional.

Aquí no estamos ocultando nada, ni menos al Ministerio de Defensa, mi general Zapateiro no oculta nada, ni yo como jefe de operaciones del Ejército, pero veo unos informes muy sesgados, ¿Sí? que le hacen daño a la Fuerza, usted es del Ejército y usted no va a durar toda la vida ahí en esa verraca oficina, entonces yo le pido el favor que póngase en su sitio y cuando necesite informaciones viene aquí y las solicita y ellos con mucho gusto, aquí mi Coronel Arias y mi Coronel Melo le suministran la información, pero un berraco informe que nos hace mucho daño, con tanto hijueputa programa que tenemos en el Ejército, hijueputa eso parece que fuera la Revista Semana, esa mierda, que nos tuvieran aquí maltratando la imagen institucional”, añadió.

Publicidad

Pero el general Chawez va más allá y le recuerda que los que tienen el poder de trasladarlo, de darle un batallón o de ascenderlo son los militares, no los políticos. Incluso, que debe pensar siempre en la fuerza y en el Ejército que es el que le da de comer a su familia.

Publicidad

“Entonces, cuando uno va a esas oficinas del ministerio, si trabaja pero uno, usted tiene que proteger su fuerza, a que vino la fuerza a aérea tiene que proteger usted, proteger la fuerza su ejército, que trabaja uno en la armada protéjase de esos ‘guevones’, a ver que piensan que dicen ahí, que están orquestando para joder al Ejército, eso es lo que uno tiene que hacer cuando va a las oficinas de esas, los políticos no le llevan a usted el folio de vida muchachos. ¿Quién lo selecciona a usted, cuando usted asciende? La misma Fuerza, los políticos le pueden decir a usted es un berraco hermano tranquilo que usted va a ser general, mira, los generales lo escogemos es nosotros, entonces ojo con eso, piense en la fuerza siempre, piense en su Ejército hermano, su Ejército es el que le está dando de comer a su familia, no los políticos (…) aquí no estamos ocultando nada, nada, absolutamente nada, aquí no tenemos, yo soy el más preocupado de que aquí no hayan falsos positivos de erradicación, mi coronel, mis dos coroneles, ojo con eso, vuelvo y le digo, los políticos a usted le dan la palmada en la espalda, pero aquí ningún político lo va a trasladar a usted, le va a dar batallón, ningún político le va ascender, eso lo hacemos nosotros los militares y cuando usted sea general, se va a dar de cuenta que esto es así, listo muchachos”, enfatiza.

Según la denuncia del coronel Molina, esa conversación fue una amenaza e intimidación porque el general Chawez pretendía que los informes del Ministerio de Defensa se realizaran sólo con la información enviada por la Dirección Contra el Narcotráfico del Ejercito, sin entender que su trabajo era contrastar la información recopilada en dichos informes se basaba en cruzar la información suministrada por la dirección de estudios estratégicos del Ministerio de Defensa, con información de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y con la de INL de la Embajada de los Estados Unidos de América.

Dice el coronel Molina que si en esos informes ponía solo la información del Ejército estaría faltando la verdad pues, al cruzar los resultados que estaba reportando el Ejército Nacional, se podía constatar que los mismos no solo no se ajustaban a la realidad si no que eran muy diferentes. Incluso, no se estaban usando todos los equipos que tenían en su poder para la erradicación.

Al finalizar la conversación, el general Chawez le pidió al coronel Molina reunirse con los coroneles Eduardo Alberto Arias Rojas y Oscar Alberto Melo Muñoz director y Subdirector Dirección de Operaciones Contra el Narcotráfico del Ejército, con el fin de coordinar los puntos de las observaciones del informe. La conversación, que también quedó grabada, también es bastante cuestionable y hará parte de otra entrega en BLU Radio.

Publicidad

En entrevista con BLU Radio, el general Chawez explicó que hay una dificultad para cargar la información de hectáreas erradicadas porque, en ese momento, sólo contaban con 174 trimble (la tecnología que avala la ONU) y no daban abasto para cumplir la meta, así que también usaban unos aparatos t-coor con los que los soldados reportaban a los batallones las hectáreas erradicadas y luego, la información, la pasaban al Ministerio de la Defensa. Los trimble, dijo se demoraban hasta 4 meses en salir del área de operaciones y sólo hasta ese momento podían cargar la información a la plataforma Simci. Por eso, asegura el general, las cifras eran tan diferentes.

Publicidad

¿Hubo persecución laboral a raíz del informe?

Según el coronel Molina, después de los llamados de atención y de las supuestas amenazas por parte de sus superiores, empezó la persecución en su contra que llevó a que en diciembre del 2021 lo llamaron a calificar servicios.

En diciembre del año 2020, tres meses después del informe de erradicación, lo nombraron como comandante del Batallón de Ingenieros No 7 “Carlos Albán Estupiñán” de Villacencio. Ahí, le realizaron tres inspecciones y tres misiones de trabajo que llevaron a que, el 25 de noviembre de 2021, en un acuerdo de comandantes y después de un “exclusivo de comando” tomaran la decisión de llamarlo a calificar servicios. Decisión que quedó en firme el 22 de diciembre del mismo año. El coronel salió con dos investigaciones disciplinarias y una penal y, según fuentes de las Fuerzas Militares, esas investigaciones y no el informe ni el supuesto acoso laboral fueron las que lo pusieron por fuera de la institución. Las investigaciones están activas, aún sin resultados.

Sin embargo, para el coronel es “extraño” que, antes del informe, en 24 años de servicio, no le abrieron investigaciones.

Publicidad

Entrevista con el general Wilson Chawez: mi intención es que el informe reflejara el sacrificio de mis hombres, no que cambiara cifras

¿Por qué le pide al coronel Molina que los consulte siempre como fuente primaria si su deber era contrastar las cifras?

Publicidad

Claro, porque nosotros desde la jefatura de operaciones y con la dirección contra el Narcotráfico, que depende de esa jefatura del Ejército, son los que tienen los datos reales de lo que se está haciendo en territorio, en donde se está erradicando en los 5 focos que tenemos nosotros en el país: Catatumbo, Guaviare, Putumayo, Nariño y el Bajo Cauca Antioqueño, esa información la tenemos todos los días, queda radicada en radiogramas que inicia desde batallón, Brigada, División y en los elementos técnicos que poseen los pelotones que están erradicando en las dos modalidades que es el Trimble y en otra herramienta que, para la fecha, tenía el Ejercito que es la herramienta T-coor. La base fundamental de la información nace de la dirección contra el narcotráfico del Ejército.

Pero el trabajo del coronel Molina era contrastar Molina, ¿Por qué él tenía primero que consultarlos a ustedes? ¿Por qué le parecía un informe sesgado?

Porque uno defiende lo que hacen los soldados, el esfuerzo principal en las operaciones de erradicación lo hacen los soldados, en su momento tuvimos más de 350 pelotones erradicando para cumplir esas metas y ese esfuerzo grande que hacen nuestros soldados a lo largo y ancho del país, con muchos obstáculos que se presentan, asonadas por parte de comunidades campesinas, campos minados, cientos de cosas que nosotros desde acá vemos que es el esfuerzo principal que cuando vienen a la validación no solo del Ministerio si no del SIIMA, del Simci, de las Naciones Unidas, pues ese resultado y ese esfuerzo tiene que verse clarificado y cuantificado en esa validación y por eso decimos que tiene que mirar muy bien los informes que nos rinde a nosotros para nosotros retroalimentar a las divisiones que son las que están adelantando ese proceso y haya una mejora en el proceso de erradicación.

Pero ¿qué era lo que no estaba poniendo el coronel Molina en el informe?

Publicidad

Los primeros que conocemos que es lo que está pasando en territorio somos nosotros, la dirección contra el narcotráfico porque es la que se nutre de toda la información que nos suministran los batallones, brigadas y en este caso las divisiones que son las que nos están alimentando sobre que se hace día a día. Por eso, en ese informe hablan de unos trimble que se encuentran en mantenimiento, trimble que se encuentran en investigaciones administrativas porque se han dañado, trimble que están en el área de operaciones y otros pendientes de entrar, y también la herramienta T’coor que es una herramienta del Ejército para validar el esfuerzo que se tenía pues, un pelotón, erradica un promedio de 1 hectárea diaria, de acuerdo al terrero, pues si necesitábamos cumplir la misión y el objetivo de erradicación pues teníamos que incrementar los pelotones, no podemos decirle a un pelotón erradique más de lo

Pero ¿por qué el informe le parecía una nota periodística y que no protegía la fuerza? ¿el coronel molina no estaba haciendo el trabajo que debía hacer?

Publicidad

Las funciones de miembros de las fuerzas que están en oficinas del estado mayor que conocen la parte miliar es asesorar a los que manejan esas oficinas que también tienen el conocimiento, pero no sobre cómo hacemos el desarrollo de la erradicación en las áreas. Lo que le decíamos a él es tiene que contar con lo que nosotros sabemos desde la dirección del narcotráfico, de lo que nos están enviando las divisiones de los resultados de erradicación para poder él también tener datos exactos

Los datos exactos están, el informe dice que el Ejército reportó un poco más de 30.000 hectáreas pero que en el sistema solo validaron un poco más de 2800…

Claro tenía que presentarla, pero hay una demora, la demora es que no tenemos el suficiente material técnico, no hay los suficientes Trimble o sea que, en el ciclo de operaciones de los pelotones, pues un pelotón tiene que esperar a salir al área de operaciones, sacar el Trimble, descargar la información, en el área es imposible porque no tenemos datos para enviar información en tiempo real. Y ese proceso es el que se valida después con Simci y con las Naciones Unidas, que al final de todo el proceso, el que nos va a validar todo el proceso es las Naciones Unidas.

Pero las cifras estaban, ¿qué era lo que usted quería que el coronel Molina Pusiera?

Publicidad

Que sepan cómo es el proceso de validación porque el esfuerzo que hacen los pelotones en los diferentes sectores del país donde están estos focos de cultivos ilícitos, es un esfuerzo grande y uno pelea por sus hombres por el esfuerzo que tienen que hacer día a día, lloviendo haciendo sol, como sea, tienen que cumplir el proceso de erradicación porque hay unos compromisos que tenemos para cumplir con algunas metas. Ese proceso, yo le decía y le dijimos al coronel, y en la mesa con el Ministerio, de pronto hay disgustos porque no se ha alcanzado la meta, pero por diferentes razones, en el 2020 estábamos con COVID, en la pandemia, tuvimos que adelantar la operación San Roque apoyando a todo el país con la distribución de mercados, pero no descuidamos el proceso de erradicación porque era un compromiso y por eso lo que se pelea es que tiene que saber de los datos que manejamos nosotros en la dirección contra el Narcotráfico, que son datos que nos envían las Divisiones a diario, el proceso inicia desde mandar un radiograma que dice cuánto erradicó, qué pelotón, (…)

Entonces, como dentro del grupo del Ministerio de la Defensa había un miembro del ejército, que era el coronel Molina, ¿usted lo que pretendía era que él le presentara al grupo todas las dificultades que tienen los soldados?

Publicidad

Claro, y eso también lo discutimos en el puesto de mando, ahí se discute todo lo que pasa a diario. (…) el proceso es un proceso muy técnico donde nadie le puede meter la mano a ese proceso, es un proceso donde las cifras son exactas y al final, el que valida el proceso es la ONU. (…) es un esfuerzo humano, sin descuidar el resto de los roles y funciones que tiene el Ejército Nacional dentro del marco del plan de guerra. Son cifras exactas, la demora, hoy en la base de datos puede llevar 30.000 hectáreas, pero solo han validado 10.000 pues nos toca esperar sacar esos Trimble del área, extraer los pelotones, y en los PM de erradicación, ahí bajan la información, la envían a Bogotá y en Bogotá se encargan de cargar y validar.

¿Por qué le dijo esa frase al coronel Molina de que no se le olvidara que los que ascendían a los militares eran los mismos militares y no los políticos? Él dice en la denuncia que fue una amenaza, ¿lo fue?

Como general de la República no tengo porque estar amenazando a nadie, soy un oficial que voy a cumplir 37 años de servicio, me he caracterizado por el don de gente, nunca he perseguido a nadie. Lo que le dije fue que siendo militar debe estar explicándole al comité que maneja el proceso, no ayudarnos porque es un proceso no de decir mentiras porque es muy técnico, en las cifras nadie puede meter la mano porque el último que valida es Naciones Unidas, es una cosa muy seria. Y le digo, es porque la proyección de los militares la vemos desde el punto de vista militar. A mí, a todos nosotros cuando nos llamen a los ascensos, lo que se juega es qué ha hecho usted en la vida militar, lo bueno, lo malo, pero en ningún momento es entrar en contradicciones de amenazas al militar eso faltaban menos de parte de un general que esté amenazando a los subalternos.

Cree que su tono, sus palabras están bien vistas para un dialogo de un general a un subalterno

Publicidad

Muchas veces uno por defender sus ideales, por defender lo que están haciendo nuestros hombres hay veces uno se sale del tono, levanta un poco la voz, pero siempre es defendiendo lo que hacen nuestros soldados en el área de operaciones. Es un esfuerzo inmenso y que al final, eso no está reflejado en un documento, es lo que nosotros peleamos con todas las dificultades que enfrenta un soldado en el área de operaciones, que en un documento no se vea reflejado ese esfuerzo, y decimos mire hay un esfuerzo que se hace en erradicación, se demora un poco la validación, me toca sacar elementos técnico, pero al final cuando se saca pues esa información e baja y es exacta y muchas veces ONU no valida algunas hectáreas por errores en el manejo de los trimble (…)

¿Hubo falsos positivos de erradicación?

Publicidad

No, no hubo falsos positivos de erradicación porque es un proceso muy técnico que al final el que valida es la ONU. Para la fecha faltaba validar, al final del 2020 se hizo un esfuerzo de erradicación para lograr que todo se validara, casi que no completamos la meta, al final la Policía cumplió su meta y se ordenó que la Policía nos ayudara y ellos nos ayudaron a lo último en algunas hectáreas.

✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo. ✔️ Síganos en Google Noticias con toda la información de Colombia y el mundo.