Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
No activar
Activar

Publicidad

Auxiliar es entender que somos seres sociales y que nos necesitamos los unos a los otros

Puede ser una buena oportunidad para que nosotros, sin importar nuestra actitud ante lo religioso, reflexionemos en torno a lo que significa ser solidarios y auxiliadores de aquellos con quienes compartimos la vida.

alberto linero .jpg
Alberto Linero
Foto: Alberto Linero

Hoy en el mundo cristiano se celebra a María Auxiliadora, un título con el que se quiere reconocer la posibilidad de auxilio que tiene María ante su hijo Jesús. Este se distingue desde la época de Juan Crisóstomo, nacido en torno a los años 345-350 y obispo de Constantinopla desde el año 398. Pío V en el siglo XVI lo popularizó, pero tuvo su mayor influencia con el trabajo de Don Bosco en el siglo XIX.

Creo que esta puede ser una buena oportunidad para que nosotros, sin importar nuestra actitud ante lo religioso, reflexionemos en torno a lo que significa ser solidarios y auxiliadores de aquellos con quienes compartimos la vida.

Considero que el antónimo del amor es la indiferencia. Nadie que esté concentrado en sí mismo y que crea que los únicos problemas son los suyos, e intente imponer sus intereses por encima de los demás, puede ser feliz. Auxiliar es entender que somos seres sociales y que nos necesitamos los unos a los otros; es ser capaces de comprender que siempre tenemos algo que hacer en favor de los que más necesitan, lo cual está entre luchar porque haya justicia social, hasta colaborar particularmente en las adversidades que ellos tienen.

No se trata de subsidiarle la vida constantemente a los otros, sino de responder a sus necesidades singulares entendiendo que lo más sano para todos es que cada uno pueda responder por sí mismo. Pensar en la auxiliadora tiene que ser una invitación para ser solidarios, sabiendo que todos tenemos algo que aportar y que la bondad es la mejor manera de sembrar para luego poder cosechar.

Publicidad

Todo lo que va, vuelve. Si damos bondad seguro, la recibiremos multiplicada por la generosidad de otros. Pero si aún así no volviera, igual nos sentiríamos dichosos de ser humanos en el pleno sentido de la vida.

Seguro la madre de Jesúscon su intercesión en Caná de Galilea nos enseña que no podemos olvidarnos de los hermanos. Insisto: lo contrario a tener fe es ser indiferente. Prefiero al que no cree, pero es generoso, que al que creyendo atesora codiciosamente para no llevarse nada cuando muere.

Publicidad

Escuche aquí a Alberto Linero:

  • Publicidad