Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Logo principal Blu
Reciba notificaciones de Blu Radio para tener las principales noticias de Colombia y el mundo.
Activar
No activar

Publicidad

Evangelio de hoy: 01 de enero de 2023

Conozca el evangelio y la palabra de Dios de este lunes, 01 de enero.

iglesia
Foto: AFP

Evangelio del día


Lectura del santo evangelio según san Lucas (2,16-21):

En aquel tiempo, los pastores fueron corriendo hacia Belén y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, contaron lo que se les había dicho de aquel niño.
Todos los que lo oían se admiraban de lo que les habían dicho los pastores. María, por su parte, conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.
Y se volvieron los pastores dando gloria y alabanza a Dios por todo lo que habían oído y visto, conforme a lo que se les había dicho.
Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre Jesús, como lo había llamado el ángel antes de su concepción.
Palabra del Señor

Lectura del día


Lectura del libro de los Números (6,22-27):

El Señor habló a Moisés:
«Di a Aarón y a sus hijos, esta es la fórmula con la que bendeciréis a los hijos de Israel:
“El Señor te bendiga y te proteja,
ilumine su rostro sobre ti
y te conceda su favor.
El Señor te muestre tu rostro
y te conceda la paz”.
Así invocarán mi nombre sobre los hijos de Israel y yo los bendeciré».
Palabra de Dios

Publicidad

Reflexión


Hay personas que saben ver más allá de lo que tienen delante. Tienen la vista aguzada y descubren cosas que otros no vemos. Recuerdo un día de paseo con un compañero aficionado a la pintura. El cielo estaba gris y pesado. Mi amigo me hizo levantar la vista y en el gris de las nubes, lo que para mí era un gris continuo, me hizo ver, distinguir, prácticamente todos los colores del arco iris. Suaves y apagados pero allí estaban. Su mirada me ayudó a distinguirlos. Entiendo que algo así les pasó a los pastores. El ángel que les había orientado a acercarse al pesebre les había ayudado también a ver más allá de las apariencias. Porque las apariencias eran lo que eran: una pareja de pobres refugiados en un pesebre-cueva donde ella acababa de dar a luz un niño en un lugar maloliente como lo son esos lugares (esto del olor se nos olvida ponerlo en los hermosos belenes que hacemos en nuestras casas pero es elemento fundamental del nacimiento de Jesús).

Los pastores vieron más allá de las apariencias y dieron gloria y alabanza a Dios. Ellos vieron que en aquel niño estaba presente la esperanza de Israel y de toda la humanidad. Sintieron que estaban ante el amanecer de un mundo nuevo. Por eso su alegría profunda, su gozo y su acción de gracias.

Publicidad

María, dice también el Evangelio, conservaba todas estas cosas en su corazón. Otra que también tenía la vista aguzada y sabía ir más allá de las apariencias. Aquel niño salido de sus entrañas era el fruto misterioso de la acción de Dios. No conocía cómo iba a ser su futuro, no sabía los detalles, pero estaba pronta a abrir los ojos y dejarse maravillar por aquel niño, su hijo, que le iba a sacar de las rutinas de cualquier mujer judía de su tiempo y le iba a hacer caminar por sendas nuevas y desconocidas: las sendas del Reino pero también de la pasión y de la muerte. Y, sí, también de la resurrección.

Todavía estamos celebrando la Navidad. Es tiempo de dar gloria a Dios. Pero es tiempo también de aguzar la vista y saber que en medio de nosotros está presente la fuerza de Dios que está transformando nuestro mundo. Aunque no lo parezca. Aunque este mundo a veces nos parezca un pesebre maloliente. Nosotros, los que creemos en Jesús, vemos más allá de las apariencias y sabemos que Dios está presente y vivo en nuestro mundo.

Le puede interesar:

  • Publicidad